A La Nueva Creación

a cargo de Stefania Caterina y Tomislav Vlašić

EL  SELLO DEL REY

Deja un comentario

24  de  noviembre de 2019-  FIESTA DE  CRISTO REY-   MENSAJE DE JESÚS

Mis queridos hijos:

Gracias por estar aquí y  porque queréis  festejar solemnemente mi realeza. Os aseguro que eso no sucede muy a menudo, porque muchos cristianos están distraídos, buscan otros reyes que están en el mundo: el rey dinero, el rey egoísmo, el rey sexo, poder, placer, etc .Son reyes que oscurecen mi realiza en la mente,  y en el alma de muchos cristianos. Para vosotros no debe ser así.

Yo deseo que mi realeza resplandezca  en el nuevo pueblo, en mi Iglesia de todo el universo, y esto debe suceder con poder. Mi realeza debe resplandecer en toda mi Iglesia, en el universo entero,  y en este pequeño resto en la Tierra  que se proclama: “Iglesia de Jesucristo del universo”.  Si pertenecéis a la Iglesia del Rey,  debéis resplandecer con mi realeza.

Comienza el tiempo en que mi accionar revelará cada vez más  la realeza de mi Iglesia.  De ahora en más mi Iglesia estará conmigo donde sea que Yo esté, me seguirá donde Yo vaya, como está escrito en el Apokalipsis (1)  En adelante, en todos los sagrarios,  en todos los santuarios, en cada lugar donde resplandece mi gloria resplandecerá  también la gloria de mi Iglesia. (2). Hablo de mi Iglesia, de aquella  que ha  atravesado conmigo la muerte y mi resurrección, que lleva sobre sí el sello de mi realeza, el sello del Rey.

Mi sello sobre vosotros es mi sangre. Yo la he derramado  por vosotros, pero hice aún más: os he marcado con mi sangre. Mi sangre es la prueba innegable que me pertenecéis  y que estáis insertos en  mi vida. Sois parte de Mí, sois parte de mi Cuerpo Místico  que es mi Iglesia. El Cuerpo Místico no es una imagen abstracta, es una realidad: es un cuerpo que se mueve en el universo, que vive,  piensa, ama, sufre y actúa. Este es mi Cuerpo Místico. Todos vosotros podéis ser parte suya, con la condición de que os dejéis marcar con mi sello del Rey, el  sello de mi muerte y mi resurrección

Quien no acepta ser bañado con mi sangre, pasando conmigo de la muerte a la vida no  puede ser parte de esta Iglesia. No  podrán seguirme los cristianos distraídos; los que piensan que seguirme es un paseo, que es ir bien vestidos a la Iglesia el Domingo. No; ser cristianos no es esto.  El cristiano es aquel que está en Cristo, y vive en Cristo  para ser una  nueva criatura.(3)  Sin esto no hay cristianismo. Habrá una religión que se llama cristianismo, una más entre tantas. Mi Iglesia de todo el universo, al contrario, no es solo una institución religiosa, sino que es mi Cuerpo Místico, que lleva sobre sí  el  sello del Rey, el sello de mi sangre.

Hijitos,  ahora más que nunca os invito a dejaros bañar en mi sangre: a uniros a mí en cada una de vuestras celebraciones,  a estar conmigo delante de cada tabernáculo.  Os pido que participéis con coraje en mi muerte y resurrección  para participar plenamente en mi gloria de Rey.

He descendido a los infiernos para recuperar también al último entre los últimos. Mi sangre ha bañado  el Universo. He ascendido al Cielo y he llevado conmigo a mi Pueblo.

Sois los testigos de mi sangre. Esto no es una cosa triste, pavorosa e impresionante, sino que es algo grande. Es la sangre que redime y da vida. En la sangre está la vida. Sin sangre vuestro cuerpo no podría vivir. Pero tampoco podríais vivir sin mi sangre; sin aquel sello que testifica la muerte y la resurrección acaecidas en mí, pero que debe suceder también  en vosotros, porque yo os he salvado con mi muerte y resurrección.

Os he llevado a mi gloria con la Ascensión y ahora quiero  que reinéis conmigo.

Por eso le pido al pequeño resto que es la Iglesia sobre la Tierra, y especialmente a los miembros de la Fundación, que seáis  cada vez más conscientes de vuestra realeza, y que la afirméis  en cada circunstancia y sin miedo. Vosotros me ayudaréis a derrotar a los reyes de la Tierra, los reyes de este mundo que son  falsos y que quieren  el mal del pueblo. Yo quiero vuestro bien y no dejaré que se pierda ni siquiera el más pequeño de vosotros. Dadme vuestra vida, permitidme bañaros con mi sangre y colocar sobre vosotros el sello del Rey, y yo os llevaré a mi gloria. Os lo prometo.

Os bendigo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo”.

(1)cfr. Ap 14,4

(2)Con esta acción el Señor reúne a su Iglesia, su Cuerpo Místico y  la invita a ofrecerse continuamente a Él, a través del Corazón Inmaculado de María, para dar una respuesta íntegra participar e en la comunión universal. Atrae a todos a sí mismo y   son todos llamados a unirse  a la Iglesia de Jesucristo del Universo  para apresurar la venida gloriosa del Señor y entrar en la nueva creación.

(3)cfr. 1 Jn 2,6—2Cor 5,17—Gal 6,15

Autor: .

Profesor de Filosofía, Piloto Civil, Profesor de letras clásicas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s