A La Nueva Creación

a cargo de Stefania Caterina y Tomislav Vlašić

VENGO  A RECUPERAR LO QUE ME PERTENECE

Deja un comentario

8 diciembre de 2019-  FIESTA  DE LA INMACULADA CONCEPCION

Mensaje  del  Espíritu Santo

Queridísimos hijos:

Os agradezco  porque habéis decidido consagrarme la vida, individualmente y como pueblo.(1)

Yo desciendo sobre cada uno de vosotros y sobre todo el pueblo. Desde dentro y de lo alto trabajo en cada uno de vosotros. Mi tarea es santificaros porque soy el SANTIFICADOR. Aquel que vuelve sagrada vuestra vida; la purifica, la eleva, la entrega al  Padre por medio del Hijo, y al  Hijo para que se la entregue al Padre. Yo mantengo vivo en vosotros el amor, la inteligencia y la fuerza que son las prerrogativas de vuestro  espíritu. Mantengo viva la imagen y la semejanza  de Dios  en cada uno y en todo el pueblo.  También el pueblo posee amor, inteligencia  y fuerza que brotan de la plegaria, la acción  y  de las elecciones de todos vosotros.. Día tras día el camino de cada uno hace más firme el  camino del pueblo. La resurrección de uno es la resurrección de todos, la transformación de uno es la transformación de todos.

Hoy desciendo potentemente sobre vosotros para consagraros a la acción  y a la obra de Dios. Desciendo a través vuestro sobre esta Tierra para purificarla del mal. A través de este pequeño resto y de cuantos están unidos a vosotros, que son muchos más de cuantos podéis imaginar, en comunión con toda  la Iglesia de Jesucristo del Universo cumplo sobre la Tierra la obra de la Santísima Trinidad. Sobrepaso vuestros límites e inseguridades y hago de todos vosotros una “obra cumplida”, más allá de vuestras deficiencias. Me bastan vuestro  Sí y vuestra fidelidad, la decisión de seguir adelante sin miedos y sin compromisos.

A través de vosotros vengo sobre la Tierra a recobrar  lo que me pertenece. Recupero lo que Satanás ha robado: los hijos de Dios dispersos en la confusión del mundo, aquellos que aman a Dios, el verdadero Dios, aún sin conocerlo, y viven como justos, cuantos no siguen las leyes del mundo sino las leyes de Dios grabadas en ellos desde la concepción; cuantos han aceptado el sacrificio de encarnarse en pueblos paganos, en diversas religiones, con grandes sufrimientos y sacrificios. Os lo repito: vengo a recuperar lo que me pertenece. Arrancaré de las manos del enemigo a todos aquellos que desean la libertad. Solo en Dios está la verdad, en el Dios verdadero que es la Trinidad Santísima.

Vuelvo a traer con potencia sobre la Tierra el amor del Padre, las enseñanzas de Jesucristo y  mi voluntad. Mi  voluntad se traduce en una acción dinámica y  potente, que se desenvuelve a través de pueblo, porque Dios actúa siempre y solo a través del Pueblo.

Sed concientes de todo esto porque yo deseo servirme todos vosotros para alcanzar al último de la Tierra  que tenga buena voluntad. Vosotros seréis mis ojos, mis manos, mis  pies que recorrerán incesantemente esta Tierra. No importa dónde estéis, porque vuestro espíritu no tiene confines; inmersos en Mí sois hombres y mujeres sin espacio, sin tiempo, porque entráis en dimensiones distintas, ahí  donde el enemigo no puede ya alcanzaros y donde todo es armonía, paz y bondad.

Deseo hacer de vosotros un  pueblo santo, precioso a los ojos de Dios. Tengo el poder de hacerlo y lo haré,  pero necesito vuestra fidelidad, vuestro  Sí del día a día. No os pido otra cosa. Dejadme a Mí las fatigas, los problemas, las enfermedades, las inseguridades. Yo os  puedo curar y regalaros la resurrección de Cristo. Dadme vuestro  Sí  sincero y total; el resto lo haré Yo. Ayudadme a recuperar lo que es mío.

Aquello que el Señor Jesús sembró sobre la Tierra no se perderá. Este planeta resplandecerá con la potencia de Dios, aún cuando muchos no lo verán  y continuarán siendo atraídos por la luz engañadora de Lucifer. Los auténticos  hijos de Dios  verán la verdadera Luz. Vivid entonces, y comportaos como  hijos de la luz(2),  para que vuestros santuarios, vuestras casas y vuestra misma vida  resulten un templo santo en el que habita la Presencia de Dios.

Yo estoy von vosotros, hijitos, os protejo de todo mal y os llevo conmigo en mi acción incesante de amor y de luz. Os bendigo en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

 

  • En la celebración Eucarística de ayer el pueblo se consagró solemnemente al Espíritu Santo.
  • Ef 5, 8-9; Ts 5,5; 1ª.Jn 1, 7

Autor: .

Profesor de Filosofía, Piloto Civil, Profesor de letras clásicas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s