A La Nueva Creación

a cargo de Stefania Caterina y Tomislav Vlašić

LLAMADO  A   LA   HUMANIDAD   DE LA TIERRA

Deja un comentario

LLAMADO  A   LA   HUMANIDAD   DE  LA   TIERRA

Queridos hermanos y hermanas:

Os proponemos el mensaje de san Miguel Arcángel del 2 de abril 2020  con el título  ”LLamado a la humanidad de la Tierra”. Está dirigido a la humanidad entera de nuestro planeta, particularmente a los cristianos que en estos días se preparan para la Santa Pascua.  Debemos despertarnos y cambiar nuestro modo de vivir y de pensar para colocar a Dios y su Reino en el primer lugar de nuestra vida, antes que todo lo demás. Si asumimos  esta sincera actitud podremos elevarnos más allá de los graves problemas que afligen a la Tierra.  Permitiremos que Dios nos transforme y dejaremos correr su vida sobre la Tierra.

Las fuertes palabras de san Miguel son un llamado. Corresponde a cada uno de nosotros dar una respuesta clara y concreta. Así le daremos a Dios y a sus  instrumentos la plena  autoridad  para conducirnos a la nueva creación.

En este tiempo de sacrificios os acompañamos con nuestra plegaria y nos ofrecemos a Dios por vosotros, para que juntos podamos alcanzar la salvación y ayudar a quienes quieren ser salvados.

Augurios de hermosa Pascua para vosotros y para vuestras familias. Os queremos bien en el Señor y os bendecimos en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

 3 de abril 2020.-  Stefania Caterina y Tomislav Vlasic

Mensaje de San Miguel Arcángel:  LLAMADO A LA HUMANIDAD DE LA  TIERRA

Queridos hermanos y hermanas  de la Tierra:

Dios Altísimo, Señor del Universo, de quien soy el servidor, me envía a vosotros en este tiempo muy difícil para la Tierra. Vuestro  planeta está envuelto en una fina red de mentiras, traspasado por dolores inauditos, infectado por esta terrible pandemia que os asusta (1) bañado en la sangre de muchas víctimas, dominado por gente sin conciencia y sin escrúpulos.

Autores de todo esto son Lucifer, sus demonios y los hombres que lo sirven a cambio de dinero, poder y privilegios. Ningún mal puede venir de Dios, que es el Sumo Bien. El mal nace del príncipe del mal, la corrupción del corruptor. Su nombre es Lucifer.  Muchos de vosotros se niegan a reconocer su existencia.  Pero Lucifer y sus secuaces trabajan sobre la Tierra desde el inicio de la creación y de vuestra historia.  Lucifer se ha rebelado a Dios,  que lo había creado como ángel de luz. De su traición se derivaron muchos males para el Universo.  No contento de haberse arruinado a si mismo, Lucifer ha corrompido y  continúa corrompiendo a los hombres y las criaturas. Quiere dominar todo el Universo y hacerse como Dios, y para esto se sirve de todos los medios. Lucifer es el principio del mal, es el Mal.

Desde siempre el Bien y el Mal se han enfrentado. Junto a miríadas de Ángeles  fieles yo me opuse a Lucifer y sus demonios desde el primer momento y continúo  haciéndolo. Dios Trino y Uno  me colocó a la cabeza de sus ejércitos celestiales y he vigilado siempre sobre el  pueblo de Dios. (2)

   Para derrotar a Lucifer Dios Padre envió a la Tierra a su Hijo Jesucristo, con el  poder del Espíritu Santo. Con su muerte y resurrección el Señor Jesús  ha vencido al demonio, anulando el poder de la muerte, del que Lucifer se sirve para tener esclavos a los hombres (3); Jesús ha salvado al Universo entero del odio del Maligno.

 Sin embargo la salvación debe ser aceptada por los hombres y esto se realiza aceptando a Jesucristo Salvador, y respetando sus enseñanzas. (4). Muchos hombres, tanto ayer como hoy no lo han aceptado y así le han vuelto las espaldas a su  misma  salvación. Esta es la raíz del mal de la Tierra: gran parte de vuestra humanidad ignora, desprecia y combate a Jesucristo. Sirve y adora ídolos de todo  tipo, bajo los  cuales operan las fuerzas infernales que seducen a los hombres desviando sus pensamientos.

Jesucristo ha fundado en la Tierra la Iglesia pero ella está presente y operante en todo el Universo. No sois los únicos habitantes del cosmos sino que tenéis muchos hermanos algunos  de los cuales no se rebelaron nunca a Dios y por esto son mucho más poderosos que vosotros en su espíritu y en sus obras (5) Muchos de vosotros lo ignoran a causa de los gobernantes y de los jefes  religiosos de vuestro planeta. Desde siempre os ocultan esta verdad porque temen la confrontación  con humanidades más poderosas, temen perder su  poder, político y religioso.

La Iglesia  reúne a los creyentes  en Jesucristo  de todo el Universo  y custodia sus enseñanzas. Ella   el pueblo de Dios al cual el Señor ha prometido una creación nueva, pura e incorrupta,  que será inaugurada al final de los tiempos, cuando Jesucristo retornará glorioso sobre la Tierra. Todo el Universo lo verá volver. Jesucristo reunirá a todos los hombres de todos los tiempos  y de cada planeta. Los juzgará sobre la base de sus obras. Separará definitivamente  a los hijos de Dios de los hijos de Lucifer,  e introducirá a los justos en la nueva creación. Lucifer y sus secuaces no entrarán. Serán librados a su destino, en la creación vieja y ya en ruinas.(6) Los corruptores vivirán para siempre inmersos en la corrupción, los sanguinarios en la sangre, los famélicos en las hambres insaciables, los violentos en la violencia y etc , etc.

Desde siempre sobre la Tierra como sobre otros planetas Lucifer corrompe todo y a todos . Promete riquezas y honores y los hombres perversos lo adoran. Se ha infiltrado hasta en la Iglesia y una parte de ella fue a la ruina.  Pero Dios siempre ha protegido la parte mejor de su Iglesia y la ha unido al resto del pueblo presente en el Universo.

Esta es la “Iglesia de Jesucristo del Universo” (7) una realidad viva e innegable que se manifestará en toda su potencia, la única Iglesia que quedará. Para ella está destinada la nueva creación. Forman parte de ella quienes aceptan a Jesucristo y se entregan a Él por medio del Corazón Inmaculado de María, que viven íntegramente y en comunión con todos los hermanos del Universo.

Los tiempos que estáis viviendo son los últimos  tiempos. Jesucristo está a las puertas y el tiempo se hace breve. Solo  Dios Padre conoce el tiempo exacto de su venida; pero ella no tardará. La humanidad de la Tierra está “en las últimas” y los hijos de Dios sufren por las persecuciones del demonio. En estos últimos tiempos Dios me ha llamado  a ser la cabeza de su pueblo en todo el Universo. Preparo el camino a mi Señor. Soy el Precursor de la Venida Gloriosa de Cristo. Es mi responsabilidad reunir a los hijos de Dios de todos los rincones del Universo para que entren a formar parte de su Iglesia. Es mi tarea proteger al pueblo de Dios  del odio de Lucifer. Lo haré junto a mis escuadras angélicas y a la Iglesia de todo el Universo. Nadie me detendrá.

La sentencia de condena para Lucifer y para cuantos le pertenecen está escrita con la Sangre de Jesucristo sobre la Cruz y con su Resurrección. (8) Ahora debe ser ejecutada, y solo entonces el Señor volverá. Jesucristo ha dejado la Tierra con su Ascensión al Cielo  después de haber cumplido con todo lo que el Padre le había encomendado. Volverá  a  la Tierra cuando su Iglesia de todo el Universo haya cumplido lo que Él le encomendó: anunciar a todos los hombres la salvación y bautizar a todos los creyentes en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. (9)

Las palabras que os dirijo hoy son las palabras del Precursor y como tal  las debéis aceptar. Ellas son un fuerte llamado a todos vosotros en esta fase de vuestra historia. Vengo a deciros que el  momento es grave. Vuestra humanidad está sometida a un severo examen por parte del Señor y es tiempo ya que volváis al verdadero Dios Trino y Uno. Jesucristo, Segunda Persona de la Santísima Trinidad, os conduce al verdadero Dios, porque es Dios. Sin Él no hay salvación.

¡Mirad lo que está sucediendo en la Tierra!  ¿Quién os sacará fuera de las aguas turbias en las que os estáis ahogando? Vuestros ídolos falsos; el  dinero; quizá vuestros gobernantes, o los dirigentes religiosos? ¿ los afectos humanos o aquel amor del que tanto habláis  pero que no conocéis? ¿Quién os salvará de la muerte?  Miraos dentro: Preguntaos  a quién habéis confiado vuestra vida y sobre cuáles seguridades os apoyáis. Si sois honestos os daréis cuenta que os queda poco con qué contar.

Os afligís justamente por las víctimas de esta pandemia.  ¿Y por los millares de muertos por las guerras y el hambre, por los perseguidos, por los millones de abortos, por los  niños violados u oprimidos,  por las mujeres muertas en nombre de vuestro amor, lográis llorar? No, sois fríos e insensibles; no sólo, sino que de todo esto le echáis la culpa a Dios, lo acusáis de no  preocuparse de vosotros. Y vosotros os preocupáis de Él ?

No, queridos hermanos,  la culpa de vuestros males es del demonio, de quienes lo sirven pero también de todos aquellos que son indiferentes tanto a Dios cuanto a Lucifer. Muchos de vosotros viven  para  sí mismos y hacen del  propio egoísmo su Dios. Se dan vuelta para otro lado para no ver sus propias culpas. Así el mal prospera sin obstáculos.

Os llamo fuertemente a la conversión. Implorad a la Santísima Trinidad que perdone los pecados  de la Tierra  y despierte las conciencias de los que todavía tienen un poco de buena voluntad. No es demasiado tarde todavía para cambiar vuestro destino. Dios está pronto para sosteneros y  para mandaros en ayuda sus instrumentos. Recordaos de María Santísima, vuestra Madre y Corredentora, la poderosa Reina del Universo que os ama y está siempre dispuesta a tenderos la mano; de San José que os protege. Recordaos de vuestros Ángeles custodios que os defienden, de los Santos que os aman y ruegan por vosotros. Decidíos a ser parte de la Iglesia de Jesucristo del Universo  y seréis salvos.

Todos los virus, como el que  hoy os  golpea, las enfermedades, los desastres naturales y todo aquello que os atormenta son fruto de la incesante obra de corrupción del demonio y de sus seguidores. Sabed que el Mal genera la energía disgregante  que altera las leyes perfectas de la naturaleza y genera monstruos. Dios no crea monstruos, es el Mal que deforma  al hombre y a la naturaleza.  El extrae su fuerza de la rebelión a Dios; del rechazo de su amor, que son los dos pecados más grandes en el origen de toda negatividad. Así como Lucifer sus demonios se rebelaron contra Dios y lo rechazaron y traicionaron así obran desde siempre muchos hombres que blasfeman contra Dios y adoran a los demonios por interés. Sus acciones malvadas corrompen la Tierra y siembran males y destrucción. Por esto la energía disgregante continúa propagándose sobre la Tierra generando enfermedades y muerte. Por el contrario de Dios y de sus verdaderos hijos emana  una  energía purísima, la energía primaria, que genera, alimenta y salva la vida de los hombres y de las criaturas.(10)

Hoy la  Tierra está saturada de energía disgregante porque son  pocos los verdaderos hijos de Dios. Por eso es necesario volverse a Dios Trino y Uno, por medio de Jesucristo y unirse a su Iglesia de todo el Universo. Cuanto más numerosos sean los hijos de Dios tanto más la  Energía primaria se opondrá a la energía disgregante. Tenéis necesidad de la comunión con todos los hermanos del Universo, muchos de los cuales son poderosos de espíritu y os pueden ayudar con su plegaria y su amor. Solos, no os salvaréis.

Os repito que estos son los últimos tiempos. Dios me ha ordenado ponerme a la cabeza de sus ejércitos de luz. OS ANUNCIO QUE HOY COMIENZA  LA GRAN Y DEFINITIVA BATALLA CONTRA LAS  FUERZAS INFERNALES.  La Tierra será el escenario  del enfrentamiento  final e inevitable. Dios desea que yo guie resueltamente su Iglesia de todo el Universo a la victoria sobre Lucifer y sus ejércitos. Lo haré. Ahora os toca a vosotros decidir qué hacer  y de qué parte estar. Si decidís servir al verdadero Dios seréis amados por Él y protegidos, nada os faltará. Si lo rechazáis iréis al encuentro de un destino infeliz.

No os ilusionéis de poder permanecer neutrales. Todos,  sin excluir a nadie tendréis que elegir entre Dios Trino y Uno y Lucifer. En el medio no quedará nada. Pensad, rezad y decidid. Os prometo mi protección y  la de mis Ángeles para que podáis  decidir  por la vida y no por la muerte. Recordad que el tiempo a vuestra disposición no es infinito. Dios es el Señor del tiempo y puede ponerle fin en cualquier momento. Por eso,  apresuraos antes de que sea demasiado tarde. Os bendigo en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.”

——————————————————————————————————————————1-) se refiere a la pandemia del Covid 19 que golpea la Tierra desde los primeros meses de este año2020.  2)-cfr.Gn 3);Reescribir la Historia  vol II “El Universo y sus habitantes”.pag37 a 46. 4)-cfrHb2,14.4-cfrLc9, 21-27. 5)-Reescribir la Historia Vol II El Universo y sus habitantes pag.325. 6) cfr  Mt.24,29-51; Mt 25,3146. 7) -V.documento de Proclamación “La Iglesia de Jesucristo del Universo” del  2018 publicado en este sitio.-8)-cfrJn 12, 31-9) -cfr Mt 28, 16-20 – 10)-Para la Energía Primaria y la Energía disgregante v. “Reescribir la historia . Vol. II El Universo y sus habitantes”. Pag. 30 -33.                                                                                     3 de abril 2020

Autor: .

Profesor de Filosofía, Piloto Civil, Profesor de letras clásicas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s