A La Nueva Creación

a cargo de Stefania Caterina y Tomislav Vlašić


EL GRAN TESTIMONIO DE JESÚS

Cartas al pueblo de Dios

8 de Enero de 2023- Bautismo del Señor

EL GRAN TESTIMONIO DE JESÚS

Queridos hermanos y hermanas:

Hemos ingresado al tercer año de la PRESENCIA INTERMEDIA DE JESÚS sobre la Tierra. Su particular presencia en espíritu nos había sido anunciada por la Virgen, ya en el mensaje del 7 de diciembre 2020, al cual os remitimos.[1]

Nuestro augurio para vosotros y para nosotros, en este año 2023 es que podamos entrar en la comunión plena y auténtica con Jesús, con su vida y con su obra en favor de la Tierra y de todo el Universo. Todos lo que han seguido estos programas y caminado con nosotros, han podido ampliar su mirada sobre el Universo y sobre la dinamicidad de su historia. Durante todos estos años hemos buscado siempre indicaros el camino simple y luminoso que conduce al futuro glorioso de la humanidad, y que pasa necesariamente a través de LA RECAPITULACIÓN EN CRISTO DEL UNIVERSO INTEGRO[2]. De este modo, en el silencio y la oración habéis llegado a formaros un pensamiento propio y hacer vuestras elecciones.

El tiempo transcurrido ha visto acumularse una serie de eventos sobre la Tierra y es hora de darle respuesta a Dios. Es preciso dar testimonio de la obra que el Padre está cumpliendo, a través de su Hijo Jesucristo, en la potencia del Espíritu Santo, por medio de la Iglesia de Jesucristo del Universo; la que está presente en la Tierra y aquella que desciende del Cielo.

En los últimos años, los miembros del Núcleo Central[3] han permanecido en silencio para estar cara a cara con Dios y compartir entre ellos la vida de Dios y la acción en favor del pueblo de todo el Universo. Sin embargo también para nosotros llegó el momento de testimoniar lo que vemos y experimentamos en nuestra misión, para ayudar al pueblo de Diosa vivir unido a Cristo y testimoniarlo. Sigue leyendo


NAVIDAD CON JESÚS

Queridos hermanos y hermanas:

al aproximarse las grandes festividades de la Navidad deseamos haceros llegar nuestro pensamiento y nuestros más sinceros augurios. La situación de la Tierra en estos tiempos está bajo nuestros ojos: gran parte de la humanidad está confundida, perdida, encerrada en la angustia. No logrando avisorar el futuro busca simplemente sobrevivir y así se encierra cada vez más en el egoísmo, en la rebelión a Dios y en la intolerancia frente a todos y a todo.

Nosotros sabemos sin embargo que el Señor está presente en su VENIDA INTERMEDIA, tal como nos lo ha sido revelado. Creamos en su presencia y en la de su Madre Santísima en medio de nosotros. La gloria del Señor crece día a día, aunque a muchos pueda parecer lo contrario. Nosotros somos testigos y lo afirmamos que el Señor, junto a los instrumentos extraordinarios y a su Iglesia de todo el Universo, está combatiendo la gran batalla final contra las fuerzas del mal. Tal como lo fue preanunciado desde hace largo tiempo, esta batalla se desarrolla sobre la Tierra, donde Lucifer tiene consolidado su poder: la reacción del demonio y de sus secuaces a todo esto es bien visible. Parece que ninguna autoridad política o religiosa esté en condiciones  de ponerle fin a las tribulaciones de nuestra humanidad: pero nosotros creemos que el Salvador está en medio nuestro  para abrirnos el camino y prepararnos para la victoria, para traer su luz a las tinieblas de este mundo.

Este es todavía el tiempo de la lucha y de las pruebas para el pueblo de Dios y para todos nosotros  que nos hemos decidido acoger y vivir estos programas. Estamos al lado de Jesús en la lucha contra el mal; y el Emmanuel, el Dios con nosotros nos libra de la angustia y de la soledad y nos hace vivir y no solo sobrevivir y nosotros no tememos. Como nos recuerda el profeta Isaías: “aunque las montañas se muevan y los collados se movieran de lugar no se alejaría de ti mi afecto, ni vacilaría mi alianza de paz, dice el Señor que tiene misericordia.”[1] Por eso, prosigue el Señor dirigiéndose al pueblo: “ensancha el espacio de tu tienda, extiende las lonas de tus tiendas sin ahorrar, porque te ensancharás a la derecha y a la izquierda, y du descendencia poseerá las naciones, poblará las tierras un tiempo desiertas.”[2]

Estas palabras nos llenan de esperanza pero, al mismo tiempo nos reclaman a la necesidad de vivir como criaturas nuevas, alejando de nosotros los pensamientos tenebrosos, la presunción de ser autosuficientes, el encierro en nuestro pequeño cascarón, la condena a nosotros mismos y a los demás. El Señor salva a los publicanos y a las prostitutas, a cuantos son juzgados indignos por las “personas bien”; y pone al descubierto la soberbia de los fariseos y de los doctores de la ley.[3]Se dirá: “Solo en el Señor se encuentra la justicia y el poder!” Hacia él se dirigirán cubiertos de vergüenza cuantos ardían de ira contra él”.[4]

En esta santa Navidad colmada de la presencia de Jesús, en silencio humilde y fiel delante de Él, sumerjámonos en la enorme gracia que se nos otorga en este tiempo y que puede abrirnos al misterio de la vida y de la salvación del Señor. En todos estos años os hemos indicado un camino simple, iluminado por la presencia del Salvador, para conocer el misterio de nuestro destino glorioso: el ofrecimiento de nuestra vida a Jesús, por intermedio del Corazón Inmaculado de María. Solo recorriendo este camino estaremos místicamente unidos a Cristo Glorioso, presente en medio de nosotros y conoceremos un futuro glorioso. El apóstol san Juan lo confirma con su testimonio: “La unión mística con Cristo está en la base de todo el conocimiento; sin comunión con Jesús no hay comunión con el Padre y falta la apertura a la acción del Espíritu Santo. En efecto: el Padre envía al Espíritu Santo en el nombre de Jesús, en virtud de su sacrificio. El Espíritu Santo actúa para crear una comunión indeleble entre nosotros y Jesucristo y Él nos une al Padre en el Espíritu Santo. El fundamento del verdadero conocimiento de nosotros mismos y de los demás, así como de cualquier otra situación, el conocimiento de las leyes de la vida se encuentra solamente en la unión mística con Jesús. Yo os hablé de la comunión con el Padre y con Hijo y os he dicho que mis manos han tocado el Verbo de la Vida.[5] No era un modo de decir, una imagen poética, sino el testimonio de la vida vivida entre los apóstoles con Cristo, como también de mi relación personal con el Maestro”.[6]

En el silencio al que el Señor nos llama en este tiempo, necesario para desempeñar nuestro servicio, os recordamos constantemente en nuestras plegarias. Estamos agradecidos a Dios y a la Madre Celestial por vuestra respuesta y por vuestro camino, que hacen de todos vosotros un signo, siempre más concreto y visible del amor de Dios por esta humanidad. Os auguramos que percibáis siempre más íntimamente la presencia del Señor, para que esta sea una Navidad con Jesús, en los corazones de María Santísima y de san José. Os abrazamos fraternalmente y os bendecimos, augurando todo bien a vosotros y a vuestras familias.

FELIZ NAVIDAD Y FELIZ AÑO NUEVO

Stefania Caterina y P. Tomislav Vlasic

 

[1] Isaías 54, 10

[2] Is 54, 2-10

[3] Lc 7, 30

[4] Is 45, 24

[5] 1ª. Jn 1-4

[6] Reescribir la Historia. Vol 1-En el pensamiento de Dios.


LA LUZ DE LA VIDA

Mensaje del Espíritu Santo del 29 de febrero de 2012

“Os saludo y os bendigo. Deseo continuar con vosotros el coloquio sobre la vida humana que es de gran importancia para cada uno de vosotros.[1]

Os he explicado que vuestra existencia tiene origen en la gran vibración de la vida, que Dios imprime en vosotros en el momento en que os crea. En esta vibración está contenida la potencia divina de la Santísima Trinidad. Es el impulso primario que da origen a la existencia de todo ser viviente; como tal comprende en sí la acción de las Tres Divinas Persona. Desde ese instante, comienzan a operar en vosotros las tres grandes leyes del universo: la ley de la LUZ, del SONIDO o VIBRACION, y la ley del CALOR. Son tres leyes espirituales y naturales al mismo tiempo y gobiernan la creación entera.[2]

La vibración de la vida no concluye su acción en el momento de la creación, sino que se renueva su acción en cada instante de la vida; es necesario por lo tanto que sea continuamente alimentada, porque ningún ser viviente podría hacer de menos Así, después del primer impulso, semejante a una gran descarga eléctrica que da origen al ser, la vibración de la vida se renueva incesantemente mediante la acción específica de cada una las Tres Divinas Personas. Sigue leyendo


Peregrinaje a Medjugorje 2022

Queridos lectores,

Estamos organizando el peregrinaje a Medjugorje que se realizará en nuestra casa santuario «El rostro de María».

La salida está prevista desde Ghedi el viernes 12 de agosto y la vuelta, de nuevo a Ghedi, el martes 16 de agosto.Para reservar o para cualquier información os podéis poner en contacto con:

Associazione Chiesa di Gesù Cristo dell’Universo
associazione@chiesadigesucristodelluniverso.it
Teresa: +34 609 555 393


Sobre las huellas del apóstol san Juan

Mensaje de la Santísima Virgen María del 22 de febrero de 2021

“Queridos hijos:

Deseo bendeciros y agradeceros por haberme acogido en mi obra de CORREDENTORA. Pertenecer a mí significa ser corredentores junto conmigo. Si yo no fuera la Corredentora, tampoco vosotros podríais entrar plenamente en la Redención de mi Hijo y ser corredentores.

Cuando Jesús me ha confiado a Juan y lo ha confiado a Juan a mí, se ha creado un vínculo indisoluble entre la humanidad y yo, porque Juan representaba en ese momento a la humanidad entera.

En la primera Iglesia, Juan y yo habíamos testimoniado y vivido particularmente la obra de Redención de mi Hijo, porque ambos habíamos estado a los pies de la Cruz, donde Jesús nos había confiado uno a otro. Sigue leyendo


ELEVARSE AL PADRE

Mensaje del Espíritu Santo del 16 de mayo de 1999 – ASCENSION

Es necesario que os abráis a la novedad de Dios; pero esta apertura comporta un segundo paso: vuestra elevación a Dios. La ascensión  no es solo el ejemplo de esta elevación sino que es la prefiguración de aquella que será vuestra elevación en el final de los tiempos, en cuerpo y alma.

Sin embargo ya hoy, mientras vivís en el cuerpo se os pide que elevéis a Dios todo vuestro ser. Si sois criaturas nuevas, abiertas al amor de Dios que se renueva continuamente,  que se entrega a vosotros, y que os lleva a entregaros completamente, entonces ya no estáis más atados a la Tierra sino que vivís ya en una dimensión nueva, del otro lado del espacio y del tiempo. En efecto: cuantos viven inmersos en mí no pueden estar más encadenados a la tierra.

Pero, si ahora os toca vivir en el cuerpo y seguir las leyes físicas de la Tierra, al mismo tiempo las habéis ya superado. Las vivís por la fuerza de las cosas pero vuestra alma ya las ha superado, lo que significa que ella ya ha alcanzado  una nueva dimensión de vida. Esta nueva dimensión es la eternidad. Vuestra alma está creada para la eternidad, y es ella  misma eterna. El tiempo que Dios os permite estar en el cuerpo está previsto para vuestra misión,  para que la dimensión de la eternidad pueda, a través de vuestro cuerpo, alcanzar la realidad que os envuelve, para que ella pueda ser también elevada junto con vosotros. Sigue leyendo


LA INTIMIDAD CON DIOS

Mensaje del Espíritu Santo; Vigilia de Pentecostés,  22 de mayo de 1999

Os bendigo en esta tarde ; quisiera recordaros  que cada uno de vuestros esfuerzos en la vida espiritual son inútiles si no vivís íntimamente con Dios. Son pocas las almas que han descubierto a Dios, aún entre aquellas que dicen pertenecerle. Son pocas las almas que han descubierto a Dios como amigo  y menos aún los que lo han descubierto como Padre.

En casi todos vosotros falta la intimidad con Dios, falta la capacidad de entrar en el silencio y sentir a Dios como parte de la propia vida. Sin embargo todos vosotros estáis llamados a sentir el contacto íntimo conmigo; tenéis la posibilidad si me amáis y si sois capaces de retiraros dentro de vosotros mismos, en la parte más profunda de vuestro ser, tan misteriosa e inviolable, ahí donde Yo vivo. Deberiais  percibir este contacto como algo que os vuelve fecundos, porque Yo soy el Espíritu de Dios, el Espíritu de la Vida. Así como en la intimidad de los cónyujes es concebida la vida, así también en la intimidad con Dios el alma concibe la Vida de Dios. Os invito a esta intimidad sin la cual no podéis encontrarme. No podréis encontrarme en los fenómenos extraordinarios, ni ahí donde hay ruido y confusión, donde hay demasiadas palabras. Podréis encontrarme solamente en la intimidad de vuestra alma y de vuestra vida. Sigue leyendo


OS HE DICHO TODO

14 agosto 2021

VIGILIA DE LA FIESTA DE LA ASUNCIÓN DE LA BIENAVENTURADA VIRGEN MARIA

Mensaje de María Santísima

OS HE DICHO TODO

 

Os he dicho todo. Ahora no me queda más que aseguraros que estaré siempre con vosotros en todos los caminos que os conduzcan a Dios. Rogaré por vosotros y me ofreceré por vosotros en el altar del Cielo, en la liturgia perenne de la Iglesia de todo el Universo. Gracias por todos los pasos que habéis dado conmigo y por vuestra fidelidad a Dios y a mí. Soy vuestra Madre, Reina y Corredentora. Para vosotros que me amáis seré vuestra estrella polar: en el mar de la vida os indicaré siempre la ruta más segura hacia Jesús.[1]

 

“Queridísimos hijos:

Me dirijo a la humanidad y a los cristianos de la Tierra, especialmente a cuantos pertenecen a la “Iglesia de Jesucristo del Universo”.

Después del camino que he hecho con vosotros en estos años mi larga conversación con vosotros acaba acá. El Señor ha establecido que el tiempo de mi manifestación pública a la humanidad de la Tierra ha concluido. Me retiro a la dimensión que me es propia, en la Santísima Trinidad, ahí donde continuaré, de toda forma ayudándoos y acompañándoos. Sigue leyendo


“Os dejo en las manos de mi Hijo”

MENSAJE DEL PADRE:

“Os dejo en las manos de mi Hijo”

7 de agosto de 2021- SOLEMNIDAD DE DIOS PADRE

Este es el TIEMPO DEL SILENCIO DE DIOS, del cual os hablará mi Hijo. Silencio no significa que Dios no hablará más, sino que hablará de modo distinto. Yo hablaré por medio de mi Hijo en la profundidad de vuestro espíritu. El Espíritu Santo hará que oigáis en vosotros la v oz de Jesús, y todos aquellos que han dicho sí en el momento de la concepción reconocerán y seguirán la voz del Pastor.

 

“Queridísimos hijos:

Os agradezco porque estáis ahora una vez más aquí, en este año muy particular para todos vosotros y para la humanidad entera. Se trata de un año de pasaje al TIEMPO MESIÁNICO, que os ha sido anunciado y que ahora debe alcanzar su plenitud.[1]

Aún otra vez más he enviado a mi Hijo a la Tierra como luz de mundo[2] para que su luz brille en cada uno de vosotros, en mi pueblo y sobre toda la Tierra. La luz de mi Hijo hará emerger también las tinieblas, por eso una gran batalla tendrá lugar sobre este planeta. Será el comienzo de un fuerte enfrentamiento entre luz y tinieblas. Esta batalla concluirá con la venida gloriosa de mi Hijo al final de los tiempos, o para decirlo mejor, con su manifestación gloriosa, porque Jesús ya está ahora aquí, en medio de vosotros. En este tiempo mesiánico la estrella de mi Hijo Jesús debe brillar sobre este planeta oscuro para el bien de todo el Universo que espera la salvación. Sigue leyendo


“Caminad sobre la huella de los santos en comunión con ellos” – “Vivid ya en el Pentecostés cósmico”

29 de junio 2021 – Fiesta de los Santos Pedro y Pablo

Mensaje de San Pedro apóstol

“Caminad sobre la huella de los santos en comunión con ellos”

En este tiempo toda la Iglesia de Jesucristo del Universo atraviesa una fase de gran dinamismo, porque la VENIDA INTERMEDIA DE JESÚS a la Tierra nos pone a todos en un camino exigente y dinámico. También nosotros los santos que nos encontramos ya en la luz de Dios participamos en espíritu en la acción de Jesús sobre la Tierra socorriendo al pueblo, como lo acabo de decir, pero acompañando a Jesús en abrir el corazón de los hombres. Nosotros podemos ayudar al corazón de los hombres a abrirse a Dios, a abrirse como una flor.

“Queridos hermanos y hermanas:

Os saludo con el amor de Dios y os traigo su paz. Junto a mi hermano Pablo, deseo abrazaros a todos y agradecer a este pueblo por el camino que ha cumplido, por las pruebas que ha superado y por la fidelidad que ha demostrado a Dios.

Vosotros nos proclamáis apóstoles, colocados por Dios como fundamentos de la Iglesia[1] y verdaderamente lo somos: a través de nuestras palabras, los escritos y la sangre derramada por Cristo hemos contribuido a edificar la Iglesia que ha fundado Nuestro Señor Jesucristo. Es siempre Él quien cumple la obra y nosotros participamos, en la medida en la que estamos abiertos a recibir su amor y su poder. Sigue leyendo