A La Nueva Creación

a cargo de Stefania Caterina y Tomislav Vlašić

El pueblo Nuevo celebra la vida – Los grandes anuncios de Dios

Deja un comentario

Queridos hermanos y hermanas,

Continuamos juntos nuestro camino. Hoy reflexionamos sobre un aspecto importante, que figura en el mensaje de la Santísima Trinidad que os proponemos.

¿Cómo entendéis la acción de Dios? ¿Como una serie de eventos catastróficos, mágicos, inesperados o demoledores? Pues bien, Dios actúa constantemente, de manera armoniosa, porque es el amor que genera y lleva el universo a la perfección. Su acción fundamental pasa a través de las vibraciones de su vida. Cada criatura capta estas vibraciones en su originalidad, en relación a su apertura interior y a su disponibilidad para acogerlas o no.

 

La vibración de la vida divina aumenta progresivamente en todo el universo. Llegará a su punto culminante con la recapitulación de toda la creación en Jesucristo: los que habrán acogido a Jesucristo serán llevados a la unión mística con Dios, y serán capaces de acoger plenamente su vibración; los que lo habrán rechazado se debilitarán y serán abandonados a sí mismos. Este es el proceso de la división del bien y el mal, de la transformación y elevación de aquellos que acogen a Dios

 

Cuando se manifestarán los eventos externos, éstos serán el fruto y la consecuencia de un proceso que nos lleva a aceptar o rechazar la acción de Dios. Este proceso se desarrolla en nosotros y se refleja en el exterior. Ahora estamos suficientemente informados y nadie puede permanecer indeciso. Aquellos que acojan la acción de Dios, que se dejen entonces implicar con  responsabilidad. Nuestra participación desde nuestro interior es vital, fluye como una oración que alimenta nuestra vida.

Mi corazón está firme, Dios mío,
mi corazón está firme.


Voy a cantar al son de instrumentos:
¡despierta, alma mía!

 

¡Despierten, arpa y cítara,
para que yo despierte a la aurora!


Te alabaré en medio de los pueblos, Señor,
te cantaré entre las naciones,


porque tu misericordia se eleva hasta el cielo
y tu fidelidad hasta las nubes.

¡Levántate, Dios, por encima del cielo,
y que tu gloria cubra toda la tierra!

¡Sálvanos con tu poder, respóndenos,
para que se pongan a salvo tus predilectos!

 

Salmo 108 (107), 1-7

Participando de este gran amor de Dios, invocamos la bendición los unos sobre los otros.

Tomislav Vlašić

Mensaje de la Santísima Trinidad

 

“Al comienzo de cada período importante de la historia de la humanidad y cuando Dios lo considera importante, los siete grandes Arcángeles son enviados al infierno para anunciar a Lucifer los planes de Dios. Irrumpen en el infierno y éste tiembla. Los siete arcángeles, de hecho, son espíritus muy poderosos y llenos de una luz divina tal, que las tinieblas quedan confundidas y asustada. Ningún demonio, ni Lucifer, osa oponerse a los siete Arcángeles cuando se presenten al infierno; saben que si se rebelan son abatidos por la luz.

 

La luz de los Arcángeles es su poder, una fuerza espiritual y física que brota del amor de Dios en ellos y que puede debilitar a los espíritus infernales hasta el punto de hacerlos inofensivos. Los demonios no tienen luz en sí mismos porque no tienen el amor de Dios; su poder nace del odio, que incuban en su interior contra Dios y las criaturas de Dios. El odio es también una energía espiritual y física con la cual los demonios golpean sin cesar al hombre y la creación, causando enfermedades y muerte; son muy conscientes de ello los que han sufrido una maldición de parte de las fuerzas del infierno. Del odio Lucífero nacen las tinieblas espirituales que llenan a muchos corazones de la oscuridad espiritual Lucifer nacido que llena tantos corazones e incluso la creación.

 

A veces ocurre que los demonios se rebelan y se abalanzan contra los ángeles; éstos, sin embargo, los rechazan con el poder de la luz que es amor; los demonios que encuentran delante de un muro impenetrable que les hace retroceder. Incluso Jesús usó este poder de la luz, en él mucho más poderoso que el de un ángel: en el Evangelio de San Juan se relata el incidente de la detención de Jesús en Getsemaní. Los guardias vinieron a arrestar a Jesús y él les preguntó: “¿A quién buscáis? Y ellos respondieron: ¡a Jesús de Nazaret! ¡Él dijo: Soy yo! … Tan pronto como Jesús dijo: “Soy yo” dieron un paso atrás, y cayeron al suelo “(Jn 18, 4-6). La poderosa luz que emanaba del Hijo de Dios los había hecho caer. El mismo fenómeno se produce en los hermanos del universo fielesl a Dios: de sus cuerpos emana el poder del amor de Dios, visible como una aureola de luz a su alrededor.

 

Es Siempre San Miguel quien anuncia los planes Dios a Lucifer, aunque esté acompañado por los seis arcángeles. Lo hace por orden de Dios y en nombre de todo el Cuerpo místico de Cristo. El propósito de este anuncio es doble: por un lado, sirve como un recordatorio a Lucifer y a todos los espíritus malignos que sólo Dios es el Señor de toda la creación; por otro lado limita la acción de las fuerzas infernales que saben que no pueden actuar más allá de lo que Dios les permite.

 

San Miguel dio este aviso antes de cada visita de María Santísima a la  Tierra. Esto debería haceros comprender la grandeza de las apariciones de la Virgen María y con que respeto, gratitud y fe deberíais acogerlas. Cuando el infierno se entera, tiembla, cuando los hombres se enteran, dudan, se ríen, desprecian. Pocas personas realmente saben aceptarlas por lo que son: un inmenso don de Dios y una gracia extraordinaria para la Tierra.

 

Autor: .

Profesor de Filosofía, Piloto Civil, Profesor de letras clásicas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s