A La Nueva Creación

a cargo de Stefania Caterina y Tomislav Vlašić

MENSAJE DE LA MADRE DE LA  HUMANIDAD  del 13 de Enero de 2018

Deja un comentario

Queridos hijos míos:

Hoy deseo deciros QUE LA VIDA ES UNA FUERZA INCONTENIBLE Y EXISTE EN TODO  EL UNIVERSO. La vida es tal en cuanto proviene de Dios Trino y Uno, fuente peremne de la vida.

Dios ha impreso en cada criatura  la fuerza irresistible de la vida, que a su vez lleva en sí misma el germen de una vida nueva. Si no fuera así reinaría la muerte  que es la negación del ser, pero no es así. La vida siempre es más fuerte que la muerte; se expande continuamente y reina en el universo entero.

Estáis creados a imagen y semejanza de vuestro Creador. El se complace en vosotros y considera vuestra existencia un regalo precioso: sois importantes para Él. Sois la gloria de Aquel que os ha creado y ninguna vida es inútil porque tenéis un lugar  en su plan de amor y de salvación.

¡Sin embargo muchos seres humanos no comprenden el valor de la vida porque no conocen a Dios Creador! Hijos míos: Dios os ama y quiere que seáis portadores de su vida y amor, fuerza y belleza.  ¡No os unáis a la desesperación del mundo, al vacío que domina los corazones! Sed concientes  de vuestro valor y de vuestra dignidad que descienden de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo. Considerad vuestra vida el fruto del amor de Dios.

Queridos hijos: Dios os piensa y os crea y después de haberos creado  continúa pensando en vosotros; sigue vuestros pasos  y abre delante de vosotros los caminos de la  vida. Si lo amáis y permanecéis unidos a Él los días y los  años transcurrirán en la paz aún en medio de las inevitables dificultades de la vida cotidiana. En la Tierra la vida es dura porque la mayor parte de los hombres no ama al verdadero Dios Trino y Uno y se rebela a Él.

De esta forma los hombres vuelven difícil la vida los unos a los otros y en el corazón de muchos reina la guerra. ¡Pero vosotros no os desaniméis frente a las dificultades. Continuad buscando el rostro de Dios en cada circunstancia y permanecedle fieles. Dios os ayudará porque es su deseo que seáis felices y que testimoniéis su bondad. Dios os ayuda siempre, hijos míos,  en las maneras y en los tiempos que no siempre  lográis comprender pero que son los adecuados para vosotros. Tened fe en Dios  y veréis los milagros en vosotros y en torno a vosotros.

Os he dicho que  la vida está presente en todo el universo. Con sólo alzar los ojos al cielo y contemplar las estrellas podéis comprender bien  la inmensidad de Dios y su potencia creadora. Sin embargo lo que lográis ver es sólo una pequeña  parte de cuanto existe. Dios ha creado un número incalculables de planetas y constelaciones y vosotros no sois los únicos seres humanos en el universo.  Al contrario, tenéis muchos hermanos  hijos de Dios como vosotros. El pecado original y la dureza de tantos corazones han impedido  hasta hoy el verdadero conocimiento de la obra de Dios y la comunión fraterna entre los seres humanos. Distancias insalvables  os separan de otros hermanos del universo pero no será así para siempre. Dios es Padre y quiere que sus hijos estén reunidos en torno a Él. Por eso Dios ha mandado a su  Hijo Jesús sobre la Tierra, planeta tan alejado de Dios, por la salvación de todos los hombres del universo. El sacrificio de Jesús ha derribado el muro del pecado que divide a los hombres en ellos.

Mi Hijo Jesús ha abierto el camino  de la plena reconciliación entre Dios y los hombres y entre los hijos de Dios. Por eso llegará el tiempo en que no habrá más distancias  entre los seres humanos porque Dios mismo las anulará. Llamará a sus hijos desde todos los ángulos del universo. Todos aquellos que reconozcan como único Dios al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, y que renunciando al pecado lo sirvan fielmente serán introducidos en una creación nueva, donde Satanás y la muerte no reinarán más. Hará de todos los hombres del universo un solo pueblo y Él será su Dios. Esta será la Iglesia de Jesucristo de todo el universo.

Este tiempo se está acercando, hijos míos, y yo deseo prepararos para los grandes acontecimientos que envolverán a la humanidad entera.  Sabed que ya existe la Iglesia de Jesucristo de todo el universo. Ella es un pueblo inmenso que existe sobre diversos planetas pero es un solo corazón y una sola alma porque ha creído  en Dios Trino y Uno y ha acogido a mi Hijo Jesús como Señor y Salvador. Esta Iglesia espera unirse a cuantos sobre la Tierra reconocen y adoran  al mismo verdadero Dios.

Yo soy vuestra Madre y soy la Madre de toda la humanidad del Universo. Deseo reunir a todos mis hijos  en el universo para regalarles a mi Hijo Jesús. Esta es mi obra, la misión que Jesús me ha encomendado al pie de la Cruz. Os ayudaré a vivir los tiempos en los que vivís y lo que Dios está preparando  para vosotros. Os pido que seáis abiertos y dóciles a mis enseñanzas. No seáis presuntuosos y arrogantes como muchos hombres sobre la Tierra  que no saben nada pero pretenden explicarlo todo. Sabed estar en vuestro puesto con humildad y hacedle lugar a la sabiduría de Dios. Dios no niega nunca su Luz a los humildes y a los pequeños. Son ellos los verdaderos sabios.

Estoy junto a vosotros y bendigo cada uno de vuestros pasos, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo”.

Autor: .

Profesor de Filosofía, Piloto Civil, Profesor de letras clásicas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s