A La Nueva Creación

a cargo de Stefania Caterina y Tomislav Vlašić


Deja un comentario

EL  SELLO DEL REY

24  de  noviembre de 2019-  FIESTA DE  CRISTO REY-   MENSAJE DE JESÚS

Mis queridos hijos:

Gracias por estar aquí y  porque queréis  festejar solemnemente mi realeza. Os aseguro que eso no sucede muy a menudo, porque muchos cristianos están distraídos, buscan otros reyes que están en el mundo: el rey dinero, el rey egoísmo, el rey sexo, poder, placer, etc .Son reyes que oscurecen mi realiza en la mente,  y en el alma de muchos cristianos. Para vosotros no debe ser así.

Yo deseo que mi realeza resplandezca  en el nuevo pueblo, en mi Iglesia de todo el universo, y esto debe suceder con poder. Mi realeza debe resplandecer en toda mi Iglesia, en el universo entero,  y en este pequeño resto en la Tierra  que se proclama: “Iglesia de Jesucristo del universo”.  Si pertenecéis a la Iglesia del Rey,  debéis resplandecer con mi realeza.

Comienza el tiempo en que mi accionar revelará cada vez más  la realeza de mi Iglesia.  De ahora en más mi Iglesia estará conmigo donde sea que Yo esté, me seguirá donde Yo vaya, como está escrito en el Apokalipsis (1)  En adelante, en todos los sagrarios,  en todos los santuarios, en cada lugar donde resplandece mi gloria resplandecerá  también la gloria de mi Iglesia. (2). Hablo de mi Iglesia, de aquella  que ha  atravesado conmigo la muerte y mi resurrección, que lleva sobre sí el sello de mi realeza, el sello del Rey.

Mi sello sobre vosotros es mi sangre. Yo la he derramado  por vosotros, pero hice aún más: os he marcado con mi sangre. Mi sangre es la prueba innegable que me pertenecéis  y que estáis insertos en  mi vida. Sois parte de Mí, sois parte de mi Cuerpo Místico  que es mi Iglesia. El Cuerpo Místico no es una imagen abstracta, es una realidad: es un cuerpo que se mueve en el universo, que vive,  piensa, ama, sufre y actúa. Este es mi Cuerpo Místico. Todos vosotros podéis ser parte suya, con la condición de que os dejéis marcar con mi sello del Rey, el  sello de mi muerte y mi resurrección

Quien no acepta ser bañado con mi sangre, pasando conmigo de la muerte a la vida no  puede ser parte de esta Iglesia. No  podrán seguirme los cristianos distraídos; los que piensan que seguirme es un paseo, que es ir bien vestidos a la Iglesia el Domingo. No; ser cristianos no es esto.  El cristiano es aquel que está en Cristo, y vive en Cristo  para ser una  nueva criatura.(3)  Sin esto no hay cristianismo. Habrá una religión que se llama cristianismo, una más entre tantas. Mi Iglesia de todo el universo, al contrario, no es solo una institución religiosa, sino que es mi Cuerpo Místico, que lleva sobre sí  el  sello del Rey, el sello de mi sangre.

Hijitos,  ahora más que nunca os invito a dejaros bañar en mi sangre: a uniros a mí en cada una de vuestras celebraciones,  a estar conmigo delante de cada tabernáculo.  Os pido que participéis con coraje en mi muerte y resurrección  para participar plenamente en mi gloria de Rey.

He descendido a los infiernos para recuperar también al último entre los últimos. Mi sangre ha bañado  el Universo. He ascendido al Cielo y he llevado conmigo a mi Pueblo.

Sois los testigos de mi sangre. Esto no es una cosa triste, pavorosa e impresionante, sino que es algo grande. Es la sangre que redime y da vida. En la sangre está la vida. Sin sangre vuestro cuerpo no podría vivir. Pero tampoco podríais vivir sin mi sangre; sin aquel sello que testifica la muerte y la resurrección acaecidas en mí, pero que debe suceder también  en vosotros, porque yo os he salvado con mi muerte y resurrección.

Os he llevado a mi gloria con la Ascensión y ahora quiero  que reinéis conmigo.

Por eso le pido al pequeño resto que es la Iglesia sobre la Tierra, y especialmente a los miembros de la Fundación, que seáis  cada vez más conscientes de vuestra realeza, y que la afirméis  en cada circunstancia y sin miedo. Vosotros me ayudaréis a derrotar a los reyes de la Tierra, los reyes de este mundo que son  falsos y que quieren  el mal del pueblo. Yo quiero vuestro bien y no dejaré que se pierda ni siquiera el más pequeño de vosotros. Dadme vuestra vida, permitidme bañaros con mi sangre y colocar sobre vosotros el sello del Rey, y yo os llevaré a mi gloria. Os lo prometo.

Os bendigo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo”.

(1)cfr. Ap 14,4

(2)Con esta acción el Señor reúne a su Iglesia, su Cuerpo Místico y  la invita a ofrecerse continuamente a Él, a través del Corazón Inmaculado de María, para dar una respuesta íntegra participar e en la comunión universal. Atrae a todos a sí mismo y   son todos llamados a unirse  a la Iglesia de Jesucristo del Universo  para apresurar la venida gloriosa del Señor y entrar en la nueva creación.

(3)cfr. 1 Jn 2,6—2Cor 5,17—Gal 6,15


Deja un comentario

LA COMUNION DE LOS VIVIENTES

1 de noviembre de 2019, fiesta de todos los Santos. MENSAJE DE MARÍA SANTÍSIMA

Queridos hijos:

Os agradezco sobre todo por vuestro camino y por la responsabilidad que habéis asumido  en la Iglesia de mi Hijo. Hoy me presento a vosotros como  la Madre de los vivientes. Soy Reina y Madre de la humanidad, de los santos y también de los difuntos del  Purgatorio, porque soy la Madre de los vivientes.

Debéis distinguir bien entre vivos y vivientes. No todos los vivos son vivientes: hoy, sin embargo, muchos hijos, aún estando vivos en realidad parecen muertos.

Los  difuntos del Purgatorio que hace pocos días habéis recordado  son vivientes; su cuerpo ha muerto  pero su espíritu está vivo. Estos hermanos vuestros están ya seguros de entrar un día en la nueva creación, están ya salvados y  ven con los ojos de los vivientes, de aquellos que ya han encontrado la vida en Dios. El viviente es aquel que ha encontrado la vida de la Santísima Trinidad, que la vive y la comunica. Todos vosotros estáis llamados a ser vivientes y a  buscar la vida de Dios en la comunión. Debéis buscar la comunión no solo con cuantos  viven sobre la Tierra, sino también con  vuestros hermanos fieles, y con vuestros hermanos del Purgatorio. También ellos son parte de la Iglesia de Jesucristo en el Universo.

Sigue leyendo


Deja un comentario

Mensaje  de San Miguel Arcángel

Solemnidad de los  siete Arcángeles.  29 de setiembre de 2019

 Os saludo queridos hermanos y hermanas:

Heme aquí en medio vuestro para comunicaros los deseos del Altísimo para la humanidad.  Son tres puntos importantes para estos tres últimos meses del año, y para el año que vendrá. Sabéis que el año nuevo comienza para vosotros en la Fiesta de Cristo Rey en la que se resume todo y todo recomienza.

Sigue leyendo


Deja un comentario

S O Y   M A D R E   D E    L A    I G L E S I A

Mensaje de la   Santísima Virgen María, 24 de junio de 2019, Natividad de san Juan Bautista  y vigilia del aniversario de las apariciones de la Virgen en Medjugorje.

 

Queridísimos  hijos:

Con gran  alegría os anuncio que hoy se cumple una  parte muy importante de mi plan, aquel que Yo quiero traer  a Medjugorje. Un plan que se inserta  plenamente en el programa de recapitular en Cristo  al universo entero.

Sigue leyendo


Deja un comentario

El Tiempo de las  BIENAVENTURANZAS

Os proponemos el mensaje del Espíritu Santo  recibido para Pentecostés.  El nos prepara muy bien  a la solemnidad de la Santísima Trinidad y nos empeña a vivir  nuestra vida con las TRES DIVINAS PERSONAS sin esfuerzos humanos e intelectuales.  Dios Uno y Trino se manifestará en nosotros y a través de nosotros si ponemos en práctica lo que el Espíritu Santo nos indica. Todo esto nos mueve desde adentro hacia nuestra verdadera misión evangelizadora.

Os agradecemos por vuestra fidelidad y os bendecimos.

Tomislav Vlasic y Stefania Caterina.

MENSAJE   DEL ESPIRITU  SANTO:       EL TIEMPO  DE LAS BIENAVENTURANZAS

Sigue leyendo


Deja un comentario

LA   POTENCIA DEL VORTICE TRINITARIO

20 de  abril de 2019- VIGILIA  PASCUAL  –     MENSAJE   DE   JESUS

Muy queridos hijos:

Os  bendigo con la potencia de mi resurrección, que no es una fábula para niños ni tampoco una bella imagen, sino una realidad incontrovertible que  vibra en todo el universo.  Con mi resurrección no solamente  he realizado  la obra de la redención  sino que introducido en el vórtice trinitario la potencia que lo vuelve  invencible. Mi resurrección es una victoria absoluta  sobre la muerte que reina en el vórtice satánico. Nada puede la muerte sobre la potencia de mi resurrección.

Hijos, habéis llegado conmigo hasta este tiempo y habéis atravesado conmigo muchas pruebas.  Ahora comienza el  tiempo en el que debe manifestarse, a través de vosotros, la potencia de la resurrección. Ella se mostrará a través de mi pueblo, para que por medio suyo,  todo lo que yo he cumplido continúe revelándose al mundo. Mi obra de redención no se ha agotado todavía sino que continúa y se prolonga hasta el fin de los siglos, a través de mi pueblo en todo el universo.

Espero de vosotros que toméis conciencia de esta potencia que opera en vosotros y a través de vosotros. Habéis participado en mi muerte y ahora debéis participar también en mi resurrección. Comenzáis a alcanzar la  potencia del vórtice  trinitario que es la potencia de mi resurrección. Ella os toca constantemente y toca toda la creación; a través de vosotros envuelve a las demás criaturas y a la Tierra entera. Esta es la verdadera evangelización de la Tierra, que no podéis cumplir  si  no es alcanzando esta potencia. Esto significa  que debéis vaciaros completamente de vosotros mismos,  de vuestras dudas y miedos,  de las ideas y de los   proyectos personales. Sigue leyendo


Deja un comentario

Os engendro  porque  soy vuestra Madre

Fiesta de María Santísima Madre de Dios

Mensaje de la Virgen           a Stefania Caterina

 

Queridos hijos:

Os auguro Buen Año,  un  año lleno de Dios y de su Paz. Hijitos, un nuevo año que se inicia es como una gran página blanca donde Dios escribirá otra vez vuestra historia y la historia de la humanidad de esta Tierra.

Yo soy vuestra Madre y os engendro continuamente y tengo que engendrar muchos hijos aún. Esta es mi tarea: llevar en mi Corazón  muchos hijos  para engendrarlos a Dios.  Siempre he hecho esto y siempre lo  haré hasta el fin de los días.

Sigue leyendo