A La Nueva Creación

a cargo de Stefania Caterina y Tomislav Vlašić


Deja un comentario

LA   PRESENCIA DE JESÚS

24 DE MARZO 2020-  Vigilia de la Anunciación del Señor

Mensaje de María Santísima

Queridos hijos:

Celebrad conmigo el gran día del anuncio que ha cambiado para siempre el destino de la humanidad. El Señor ha descendido entre vosotros a través de mí que soy su sierva. Continúa presente sobre la Tierra y en todo el Universo a través de sus siervos, sus hijos que lo aman, lo acogen y lo invocan.

La presencia de Jesús llena el Universo; sin embargo sobre la Tierra estáis totalmente oprimidos por la acción del mal, de forma que no llegáis a acoger  en su totalidad la presencia de Jesús. El está en medio de vosotros, recorre las calles del mundo como lo hacía cuando caminaba sobre la Tierra. Jesús vive en la gloria, pero el anuncio de la Encarnación se renueva continuamente, incesantemente sobre  los altares y en el corazón de sus hijos.

Sigue leyendo


Deja un comentario

C U S T O D I A R    P A R A     V I V I R

19 de marzo 2020  –  solemnidad de  san José

MENSAJE  DE SAN JOSÉ

Queridos hijos:

Os bendigo y os agradezco por todo el camino que habéis hecho en estos años. Bendigo vuestra paternidad y maternidad y a todo el pueblo  que os está confiado. Aunque os hablo raramente estoy siempre presente en medio vuestro  con María Santísima, mi Esposa.

Desde siempre he sido considerado el custodio de la Sagrada Familia. Ser custodio significa  algo muy grande. Efectivamente, todos vosotros sois custodios los unos de los otros, de la vida de Dios y de toda gracia que se os es dada. Custodiar significa sobre todo vivir. Debéis custodiar para vivir, para recordar, para elevaros. Sin la custodia de las cosas de Dios es difícil elevarse al cielo. Los hombres de la Tierra malgastan las gracias que reciben y de las que están rodeados, las desperdician de modo superficial porque no saben custodiarlas.

Por eso vuestro mayor empeño interior debe consistir en custodiar lo que habéis recibido. Sin custodia no hay conocimiento ni tampoco memoria. Vuestra primera tarea es ser custodios de cuanto os ha sido revelado. No debéis afanaros mucho por hablar y predicar a los demás porque cuando custodiáis o hacéis memoria de lo que tenéis, la gracia se expande a través de vosotros, no se disipa pero se difunde. Sigue leyendo


Deja un comentario

RENUEVO  CON VOSOTROS MI ALIANZA

19 DE ENERO DE 2020- Solemne Consagración del  pueblo a la Santísima Trinidad

Mensaje de  Dios Padre :”Renuevo con vosotros mi alianza”.

Queridísimos hijos:

Habéis llegado a este día en el que decidisteis consagraros solemnemente a la Santísima Trinidad.(1) Es un día muy importante para vosotros aquí presentes, para todo el pueblo unido, y para cuantos sobre la Tierra se sienten parte de la Iglesia de todo el universo.

 Este día es un punto de llegada y de partida. Es un  punto de llegada porque hoy concluye  vuestra preparación y es un  punto de partida porque hoy comienza para vosotros  la verdadera misión. Esto no significa que no tendréis más explicaciones porque la luz siempre os será dada. Digo que desde hoy comienza vuestra verdadera misión, porque cuanto habéis recibido ahora debéis ponerlo en práctica y testimoniarlo. A través de vosotros debe testimoniarse mi gloria, porque la Iglesia está llamada a manifestar la gloria de la Santísima Trinidad, especialmente mi gloria de Padre. Yo soy el  Padre que ama a todos y que desea salvar a todos. Sin embargo no puedo salvar a todos, no porque no  lo quiera sino porque  los hombres no lo quieren ni tampoco los espíritus del mal.

Sigue leyendo


Deja un comentario

 “Vuestra misión es obra de la Santísima Trinidad”

12 de enero de 2020-  BAUTISMO  DEL  SEÑOR

MENSAJE DEL  ESPÍRITU  SANTO

 

Queridísimos hijos:

Este es un día muy importante porque comienza  vuestra misión personal y la del pueblo  para este año, en recuerdo de la misión terrenal de Jesús  que se inició con su Bautismo.

La misión de la que hablo  no es obra vuestra sino de la Santísima Trinidad, que la realiza a través de su pueblo. El Padre os llama desde el momento de la concepción. Si respondéis a su llamado, Jesús viene a vosotros para cumplir la obra del Padre en cada uno y a través de  vosotros. Después confirma plenamente su obra mediante el Bautismo. También Yo, en el sacramento de la Confirmación desciendo sobre vosotros para confirmar la obra de Jesús que El cumple en  nombre del Padre, en cada uno de vosotros.

La misión de Jesús y la mía son indivisibles. Todo aquello que Jesús cumple lo hace junto conmigo y viceversa. Jesús actúa con plenitud de potencia porque actúa conmigo. Juntos  cumplimos con la obra que nos confió el Padre en su Nombre y  para su Gloria. Jesús y Yo trabajamos en cada uno de vosotros y en el pueblo íntegro. Cada misión tiene necesidad de un bautismo. Sin embargo el bautismo cristiano no es un rito de iniciación en la religión sino que es  la plena confirmación de la obra trinitaria en vosotros. Habéis escogido la obra de Dios y ahora debéis cumplirla en la plena potencia de la Trinidad. En realidad son las Tres Personas Divinas que actúan a través de vosotros.  Corresponde sin embargo a vosotros dar el pleno y libre consentimiento a su acción.  Dios no os pide que actuéis  en la ignorancia  sino en pleno conocimiento. Este es el tiempo en que el pueblo debe actuar más fuertemente  .Hoy en el día  en que recordáis el Bautismo de Jesús, Dios confirma y da comienzo a la misión de este pueblo, para que en el año 2020 manifieste plenamente la potencia Trinitaria. Se cumple de este modo con toda justicia, como ha quedado dicho  por Jesús. La confirmación de mi parte de la obra de Jesús en vosotros, es el testimonio de la obra del Padre, que Jesús ha cumplido en el pueblo en todos estos años de camino. Así  se cumple con toda justicia, porque, frente al mundo debe quedar claro  que  no actuáis por vosotros mismos sino por la misma potencia trinitaria.

¿Cuál es vuestra misión en este año? Es la acción potente en el Espíritu como ya se os ha explicado. Hoy podéis comprenderla mejor  a la luz del profeta Isaías que habéis leído: abrir los ojos a los ciegos, liberar a los prisioneros, aliviar a aquellos que están en el dolor y en las tinieblas: actuar sin griterío ni contiendas, sin romper lo que está frágil. Justo como habéis leído en las lecturas. Dios no hace preferencia de personas sino que elige a quien lo teme y practica la justicia, del pueblo  que sea al que  pertenezca. Así deberá ser también para vosotros. Así deberá ser también para vosotros: no hagáis preferencias de personas. Donde el Señor os  mande ahí actuad con amor trinitario para abrirle los ojos a los ciegos y hacer salir a los prisioneros de las tinieblas. Esta es vuestra misión  que debe ser cumplida por cada uno de vosotros, en particular por los sacerdotes. Ellos tienen la gran tarea de reunir el rebaño y llevarlo a la meta, de seguir a Jesús plenamente, de seguirlo en mí.

El año que se presenta, por una parte, será para vosotros más fácil, porque la potencia  trinitaria actuará en vosotros. Por otra parte será más difícil por la oposición del espíritu del mal, que sintiendo que pierde el poder y viéndose  perdido golpeará con más odio. Sin embargo vosotros de debéis temer, porque Aquel que está en vosotros es mayor que aquel que está en el mundo, tal como está escrito y porque ninguna fuerza puede oponerse a la fuerza trinitaria.

Si descubrís  en vosotros límites y debilidades no os tratéis con dureza. Ninguno os puede quitar vuestro  límite de criaturas; no lo hace ni  siquiera Dios, porque vuestro límite es al mismo tiempo una protección que os impide ir donde obraríais mal. Lo importante es que sometáis a Dios vuestros límites y debilidades,  para que El las utilice para el bien: a menudo el límite es una red con la que capturáis muchas almas semejantes a vosotros. Por eso Dios lo deja; lo permite también para haceros más humildes y por otros tantos motivos  que no comprendéis ahora en profundidad. Sin embargo en el momento mismo que entreguéis vuestros límites a Dios, ese límite se transforma en una fuerza. El mundo no lo entiende; vosotros en cambio debéis comprender que Dios todo lo puede y que aquello que  para el mundo es una  nada, en Dios puede ser una fuerza.

Por esto os invito a miraros a vosotros mismos y a los demás en modo positivo, porque vuestro límite y de otros no puede impedir la acción de Dios si vosotros no lo permitís. Por eso no os sorprendáis si veis que no desaparecen vuestros límites.  No cometáis el error de pensar que la potencia trinitaria se deba manifestar con la fuerza humana. No es así. Está escrito que la fuerza de Dios  se manifiesta en la debilidad del hombre, para que el hombre no pueda decir que hizo algo por sí mismo. Ninguno de vosotros lo puede decir, no obstante sus capacidades, carismas e inteligencia, porque todo cuanto hacéis es obra de la Trinidad. Vosotros sois sus instrumentos.

Permaneced pues, simples y humildes como María, que nunca tentó  de superar el límite de esta Tierra,  aún teniendo todas las posibilidades;  ni siquiera los Arcángeles  superan   su límite  porque saben que esto está querido por Dios para su protección. Sed felices  aun en vuestra nada porque es justamente ahí donde Dios se manifiesta.

Hijitos, os bendigo y desciendo para confirmar la acción trinitaria en vosotros. Sentid en vuestro corazón  las palabras que el Padre dirige también a cada uno de vosotros :”  este es el Hijo mío, el amado, en quien he puesto mis complacencias”. (Mt 3, 17). El Padre se complace en vosotros si en vosotros vive Cristo. El Padre se glorifica en el Hijo, que vive en vosotros, y el Hijo en vosotros glorifica al Padre.  Yo desciendo y confirmo esta poderosa obra de la Santísima Trinidad.  Recibid ahora mi bendición que os sea de guía,  de ayuda, que os conforte,  que sea la fuerza para el año que os espera. El Señor está contento de vosotros y no dejará de regalaros sus gracias.  Yo os protejo y os envío en nombre de la Santísima Trinidad a liberar a los prisioneros de la Tierra y del Universo.  Os bendigo en el Nombre del Padre,  del Hijo y del Espíritu Santo.


Deja un comentario

Mensaje  de san Miguel Arcángel

6 de enero de 2020-  EPIFANIA DEL   SEÑOR

Mensaje  de san Miguel  Arcángel

Muy queridos hermanos  y hermanas de la Tierra:

¡Paz a vosotros!  os auguro un año pleno de gracia y de luz. Vengo en  nombre de Dios Altísimo a proclamar sus intenciones y  sus deseos para el año  2020.  Primero de todo os informo  que el año 2019 recién transcurrido  ha sido muy fructuoso para la Iglesia de Jesucristo en todo el universo.  Los hermanos fieles continuaron  visitando diversos planetas rebeldes entusiasmando  y sosteniendo el pequeño grupo que se ha formado en todos los planetas, aún los más rebeldes, con distintas esfumaturas. En cada uno de sus pasadas se produjeron ulteriores conversiones, por más que el bajo universo  permanece sustancialmente rebelde a Dios. Sin embargo se han formado varios restos que se unen a vosotros de la Tierra y a las humanidades fieles.

En este año Dios Trino y Uno manifestará su potencia a través de su pueblo  en cada parte del universo. Aquí sobre la Tierra el trabajo a realizar es mucho, como vosotros bien lo sabéis, la Tierra es el más rebelde entre los planetas rebeldes. Además,  en vuestro planeta  se produce un enfrentamiento entre energías positivas y negativas provenientes de todas partes. (1) Efectivamente, como Dios  está derramando sobre la Tierra su poder y el de su Iglesia, también Lucifer vuelca sobre la Tierra su odio y el de todo su  pueblo del bajo universo.

Dios quiere manifestar su poder a través de su pueblo, y no es un poder cualquiera. No os hablo simplemente de signos y milagros sino de la potencia trinitaria. Se debe manifestar entonces la Santísima Trinidad. La Tres Personas de la Santísima Trinidad  deben revelarse en su acción específica y en su poder.  Por eso el pueblo de Dios sobre la Tierra debe ser colmado y reforzado con la potencia trinitaria para que pueda manifestarla.

A lo largo de los siglos Dios ha elaborado distintas estrategias para sostener su pueblo y abatir al enemigo. Al inicio, en el tiempo de los  Apóstoles y de las primeras generaciones de cristianos, la Iglesia de la Tierra se caracterizaba por la presencia de muchos mártires. La sangre de los mártires inundó la Iglesia y la Tierra, y lo mismo sucedió después.  No os hablo  solo del martirio de sangre sino del martirio íntimo sufrido por tantos santos y justos perseguidos a lo largo de la historia.

Pese a todo Dios ha llevado adelante su plan. La Iglesia de la Tierra, la verdadera, si bien perseguida y pisoteada ha resistido. El núcleo auténtico de la Iglesia  ha permanecido intacto; escondido, clandestino muchas veces, pero incorrupto. Ahora debe salir a la luz, a través de vosotros y de todos aquellos que han sido llamados y que han respondido desde el momento de su concepción: estos deben despertarse y actuar unidos a vosotros.

Como os decía, la sangre de los mártires ha bañado la primera Iglesia.  No será así para la Iglesia de hoy que debe ser gloriosa, capaz de manifestar no solo la Cruz sino la Resurrección del Señor.(2)  Por consiguiente, Dios no ha previsto un enfrentamiento cruento con las fuerzas del mal; no quiere que se derrame más sangre. Aunque muchos sin embargo serán sacrificados por la maldad del hombre. Dios actuará de otro modo:  infiltrará  a su pueblo en todos los sistemas satánicos del universo. Así los hará explotar desde adentro. Seréis enviados en espíritu,  junto a muchos otros hermanos para actuar como una levadura para desquiciar los sistemas desde su interior.

Satanás no lo advertirá porque no puede entender la acción en espíritu, si no posee el Espíritu de Dios. Por eso percibirá cualquier cosa pero no podrá hacer nada porque no tiene los medios para oponerse a la acción en espíritu. Puede matar al hombre pero no al espíritu del hombre, mucho menos al Espíritu de Dios.

Se deben realizar las promesas que habéis escuchado  por  boca del profeta Isaías (3): todos los bienes de los  pueblos, todas las gracias, lo mejor de la humanidad, todo confluirá en la Iglesia de Jesucristo del Universo. Vosotros deberéis abrir el camino a la humanidad que debe resurgir. No os hablo de los hijos de satanás, a estos dejádselos a él. Os hablo de  los hijos de Dios que todavía duermen y no entienden porque nadie los ha instruido.

¿Qué es necesario ahora? vuestra oración y vuestra entrega: es necesario que viváis sinceramente y en profundidad los tres ejes del Reino de Dios que se os indicaron: la entrega, la integridad, la comunión universal.(4) Vivid  en vuestras casas con simplicidad pero con profundidad, poniendo en práctica todo lo que habéis oído en estos años .

No deis vuelta sobre vosotros mismos.  Vuestras oraciones deben elevarse y no dar vueltas sobre vuestros  problemas. Todos tenéis problemas, toda la humanidad los tiene. Pero si esperáis  resolver vuestros problemas para poder cumplir esta misión os equivocáis. Comenzad vuestra misión y resolveréis vuestros problemas. Dios los resolverá. Concentraos en cambio en la ayuda que  podéis dar a la Iglesia de todo el universo. Ayudad a la Iglesia del universo, y ella os ayudará a vosotros, porque sois un solo corazón y una sola  alma.

No os sirven  grandes proclamas ni tanta propaganda. No combatiréis contra nadie, no es ya el tiempo. Ni siquiera Dios gasta  sus fuerzas para combatir a aquellos que no quieren comprender. Vosotros seguid adelante con vuestra misión: sois los comandos elegidos  de Dios; caminad delante de los demás para abriles el camino, así como los instrumentos extraordinarios os preceden en el camino.(5)

Es  el tiempo de la manifestación  de Dios y de su  pueblo. Por eso os pido una atención profunda a la acción de Dios dentro de vosotros, para que ella se manifieste a través de vosotros. El Señor os protegerá del mal. Si sois fieles no tendréis grandes problemas, no os  enfrentaréis con vuestros enemigos, ni ellos vendrán a importunaros porque satanás está confundido. Pero si vinieran a fastidiaros responded con paciencia con amor, y con alegría: después abridles la puerta y hacedlos salir.

Dios no tiene  necesidad de correr detrás de nadie. Lo que está  hecho, hecho está. En todos estos años,  el Señor ha  elegido, ha llamado y muchos han  respondido. Los ejércitos del bien y del mal están ya formados. En el medio quedan  todavía muchos que deben ser despertados para que elijan  entre el bien y el mal. Por eso es necesaria la acción en espíritu. Es necesario que el pueblo de Dios se ofrezca sobre los altares, en los templos, allí donde el Señor lo llama para elevar a  quien es de buena voluntad y para  abatir a quien no lo es. (6)

Sobre todo es necesario que el pueblo entre en los  sistemas de satanás. Veréis y ya lo estáis viendo en parte, que los  sistemas entran en crisis, se arrojan unos contra otros,  un reino contra otro reino.  Los hijos de satanás se enfrentan entre ellos porque ninguno quiere ser más débil que los demás. Todos  quieren mandar y vence quien grita más, quien es más malvado. Todos  esperan de Satanás obtener lo que les ha prometido: el poder, pero no lo tendrán  porque el poder le corresponde a Dios y a su pueblo

¡Coraje hermanos! ¡adelante! Quitad la vista de vosotros y mirad a los demás.

Observad lo que Dios está haciendo, no lo que hace Satanás. Pensad en lo que Dios hace  y puede hacer a través de vosotros y no solamente lo que vosotros podéis y no podéis hacer. El poder de Dios tiene la capacidad de llevaros más allá de vuestros límites y de vuestros  problemas. Os bendigo y estoy a vuestro lado, en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.”

  • Cfr “Reescribir la historia. Vol II, -el Universo y sus habitantes. Cap.3; La energía primaria. 3  La energía disgregante..
  • Ap 205-6
  • Cfr Is 60, 1-6
  • cfrMás allá de la gran barrera cap 11
  • Reescribir la historia . Vol II el universo y sus habitantes. Parte quinta. Del tercer milenio a la nueva creación. Cap 2
  • Mensaje de María Santísima del 7 de diciembre 2019 “Ofrecidos con María sobre todos los altares de la Tierra”


Deja un comentario

VENGO  A RECUPERAR LO QUE ME PERTENECE

8 diciembre de 2019-  FIESTA  DE LA INMACULADA CONCEPCION

Mensaje  del  Espíritu Santo

Queridísimos hijos:

Os agradezco  porque habéis decidido consagrarme la vida, individualmente y como pueblo.(1)

Yo desciendo sobre cada uno de vosotros y sobre todo el pueblo. Desde dentro y de lo alto trabajo en cada uno de vosotros. Mi tarea es santificaros porque soy el SANTIFICADOR. Aquel que vuelve sagrada vuestra vida; la purifica, la eleva, la entrega al  Padre por medio del Hijo, y al  Hijo para que se la entregue al Padre. Yo mantengo vivo en vosotros el amor, la inteligencia y la fuerza que son las prerrogativas de vuestro  espíritu. Mantengo viva la imagen y la semejanza  de Dios  en cada uno y en todo el pueblo.  También el pueblo posee amor, inteligencia  y fuerza que brotan de la plegaria, la acción  y  de las elecciones de todos vosotros.. Día tras día el camino de cada uno hace más firme el  camino del pueblo. La resurrección de uno es la resurrección de todos, la transformación de uno es la transformación de todos.

Sigue leyendo


Deja un comentario

OFRECIDOS  CON  MARIA SOBRE TODOS LOS  ALTARES DE LA TIERRA

7 de diciembre de 2019—Vigilia de la Fiesta de la Inmaculada Concepción

Mensaje de la Santísima Virgen María

Queridos  hijos míos:

Os agradezco por esta vigilia que vivimos juntos. Gracias por todos vuestros pasos, por el amor que manifestáis a Dios a través de mí. Os aseguro que cada gota de vuestro amor es para mí motivo de gran alegría. Vosotros sois la alegría de mi Corazón, porque una madre goza al ver a sus hijos tan atentos, afanosos  por Ella. Por esto os agradezco.

El Señor me envía hoy a pedirle a cada uno de vosotros y a todo este pueblo un gran acto de amor: que juntos a Mí, de ahora en más, os ofrezcáis sobre todos los altares de la Tierra, en todo  lugar donde se celebre la Eucaristía. No tiene importancia si el sacerdote es digno o no. Mi ofrecimiento junto a aquel de la Iglesia de Jesucristo del Universo, sanarán muchas heridas. Desde cada altar de la Tierra se elevará a Dios un sacrificio digno que el Padre acogerá, junto al de Cristo. Sigue leyendo