A La Nueva Creación

a cargo de Stefania Caterina y Tomislav Vlašić

Recapitulados en Cristo – Participación a la Eucaristía

Deja un comentario

 

Reflexiones y oraciones

a cargo de  Tomislav Vlašić

Participación a la Eucaristía

6ª Parte

Queridos hermanos, queridas hermanas, continuamos con el tema de la recapitulación en Cristo de todo el universo. Hoy, nuestra reflexión se centra en la participación a la Eucaristía. Comenzamos con la oración: en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Oh Dios Uno y Trino, en ti está nuestra patria, dentro de nuestros corazones, cuando estamos abiertos tu habitas en nosotros y nosotros podemos sentirte presente de un modo especial en la Eucaristía, donde tu, Padre, nos das a tu Hijo en rescate por nuestros pecados, que vence la muerte, el pecado, el infierno.

Nos resucita en el Espíritu Santo y nos eleva a tu derecha.

Tu nos das el Espíritu Santo que con el Hijo nos resucita y nos guía hasta introducirnos a la vida eterna a vivir contigo.

Te pedimos la gracia en esta nuestra reflexión de aprender a participar en la Eucaristía, entender la profundidad de este misterio, que en este misterio se celebra el memorial de la pasión, de la muerte, de la resurrección de Cristo.

Ésta es la fuente y la culminación de la vida cristiana, que sepamos aprovechar esta fuente para vencer a todas las pruebas, todos los obstáculos y ser la gloriosos por Cristo, con Cristo, en Cristo.

Amen.

 

De nuestra experiencia de persones que nos escriben, de personas que se comunican con nosotros a menudo plantean una pregunta: ¿Cómo podemos ponernos en comunión con nuestros hermanos del universo fieles a Dios? También recientemente, nos escriben preguntando: ¿Cómo podemos ponernos en contacto con los hermanos fieles a Dios? Esta pregunta suscita una respuesta, una expectativa de respuesta visual, en los signos de las naves espaciales, etc. , Pero tenemos que entrar en la verdad de nuestra fe, que no sólo se refieren a nosotros como creyentes de la tierra, los creyentes en Jesucristo, sino que se refiere a todo el universo. Podemos entrar en comunión plena con todo el universo, que está en Dios con los santos, los ángeles, con los hermanos y hermanas del  universo fieles a Dios, sólo por Cristo, en Cristo y con Cristo, en el Espíritu de Cristo. A nosotros, los cristianos, se nos ha dado un don extraordinario: la presencia de Cristo que nos salva, nuestro Salvador en la Eucaristía. Y cada vez que celebramos la Santa Misa, estamos invitados a celebrar la pasión, muerte, resurrección y finalmente la ascensión de Jesús al cielo. Y este es nuestro proceso interior, si queremos participar realmente en la Eucaristía, es un proceso interior de nuestra participación a la vida de Cristo.

Para empezar nuestra reflexión es preciso citar a San Pablo que dice: ” ¿Habéis olvidado que todos los que hemos sido bautizados en Cristo estamos unidos a su muerte?. A través del bautismo, estamos sepultados juntamente con él y hemos participado de su muerte, porque así como Cristo, por la acción de la Gloria de Padre, resucitó de entre los muertos, también nosotros emprendamos una vida nueva” (Rom 6:3-4). Así que mi pregunta para todos es: ¿Quién es digno de recibir la Eucaristía, verdaderamente digno? Quién ha muerto a sí mismo y vive por Cristo, quien quiere morir a si mismo y vivir Cristo. Sólo los bautizados, es decir, aquellos que han muerto a sí mismos, sepultados con Cristo en la muerte son dignos de participar en la Eucaristía, celebrar, acoger toda la dinámica de la muerte, resurrección y ascensión de Jesucristo nuestro Señor. Por lo tanto, nuestra preparación para celebrar la Eucaristía requiere esta preparación y verificar si realmente estamos muertos, si queremos morir a nuestro yo. Desde este punto de vista podemos ver inmediatamente que la celebración apresurada de la Eucaristía, llegar al último momento para incorporarse… nos hace superficiales, que fácilmente nos conformamos a decir: Yo confieso ante Dios Padre…, a todos, se trata de una fórmula, una recitación, pero el contenido es nuestra disposición a morir a nuestro egoísmo, a nosotros mismos, para vivir a Cristo.

El segundo punto de nuestra preparación para celebrar la Eucaristía es nuestra preparación en la oración, en la que confiamos todo a Dios, todos nuestros deseos, todas nuestras necesidades, las encomendamos a Dios y nos arrepentimos de nuestros pecados, confiamos a Dios nuestros límites, y dejamos todo en manos de Dios, confiando en que él perdona, que él cuida de nosotros, que nos ayuda a encontrar una paz, un silencio interior, donde se despierta el deseo de Dios con la fuerza del Espíritu Santo. Entonces  en la Eucaristía, nuestra participación debería ser la participación a la oración de Jesucristo, el Sumo Sacerdote que no ruega por sí mismo. Él oró por nosotros, para toda la humanidad, solo quería estar sometido a la voluntad del Padre, ser fiel al Padre, y si nuestra oración no entra en la oración de Jesucristo, ¿cómo puede ser elevada? Nosotros, ciertamente, tenemos muchas limitaciones, muchas dificultades, muchos obstáculos, tenemos prisa, pero por esto no podemos justificarnos, debemos reflexionar y pensar con sinceridad sobre la celebración en la que participamos y cómo participamos. Si queremos comprender el poder de la oración de Cristo, sus deseos, entonces vamos a ser elevados por el Espíritu Santo y subiremos con él ante el trono de Dios. Si permanecemos llenos de nuestros deseos, entonces ni siquiera estamos muertos a nosotros mismos, no hemos elegido a Jesús como nuestra vida. No tengamos miedo por esto. Esta es la verdad. Esta es la verdad que tiene que estar ante nosotros, ante nuestra vista, y debemos respetarla, conocerla, reflejarnos en esta verdad. Nuestra experiencia del universo, tanto de los santos, como de las almas del purgatorio, y los hermanos y hermanas del universo fiel a Dios, es ésta: que todos ven realmente la pasión, muerte y resurrección de Cristo, cuando celebramos, si la misa se ​​celebra con dignidad. Ellos dan testimonio de que cuando los cristianos celebran la Misa como un ritual, frío, sin darse cuenta de la pasión, de la muerte, de la resurrección de Cristo, es como si vieran una nube alrededor de los cristianos, como tinieblas y no pueden participar. Entonces, la respuesta de la Iglesia, del Pueblo de Dios de la Tierra no es tanto saber sobre los hermanos fieles a Dios, la existencia de la humanidad, y tantas cosas: es la responsabilidad de vivir el memorial de la pasión, de la muerte y de la resurrección de Cristo.

Prosiguiendo por la vía de nuestra participación en la Eucaristía llegamos a la oferta o antes llegamos a oír la palabra. Pero, nosotros escuchando la Palabra de Dios, si estamos llenos de nuestros deseos, no vamos a entender nada, entenderemos la palabra racionalmente. Si estamos muertos a nosotros mismos y queremos vivir la vida de Cristo, entonces el Espíritu Santo nos hace comprender la palabra. Y la palabra ilumina nuestros corazones como las palabras de Jesús cuando se encontraba con los apóstoles, especialmente después de la resurrección, iluminaba y hacía comprender las Escrituras.

Durante el ofertorio, lamentablemente estamos concentrados cuando el ministro presenta la hostia y el vino a aquella expresión, el signo de nuestro ofrecimiento en la hostia, en el vino, nos tenemos que ofrecer nosotros mismos, como el Padre ofrece a su Hijo por nosotros, como Abraham estaba dispuesto a ofrecer a Isaac, también con la esperanza y contra toda esperanza. La ofrenda de nuestra vida a Jesús a través de María verdaderamente no es entendida. Parece una devoción, alguien extraño que ofrece la vida, es parte de la Eucaristía, la parte de la celebración Eucarística, es la consagración. ¿Qué significa para nosotros la consagración en este camino dinámico de la participación en la eucaristía? Jesús se ofrece a sí mismo y vence, vence nuestros pecados, él vence nuestras tinieblas, vence Satanás, vence la muerte, vence todos los obstáculos dentro de nosotros, pero nosotros ¿estamos inmersos en esta dinámica? Si seguimos la dinámica de lo que esta sucediendo en la Misa, después de la Misa estaremos transformados. Todos recordamos los momentos después de la resurrección de Jesús, el encuentro con los apóstoles, con los dos discípulos en el camino de Emaús, el encuentro en el lago de Tiberíades con los apóstoles cuando Jesús distribuía el pan y el pescado, como las personas cambiaban, se transformaron. La misa tiene este poder si estamos unidos a Cristo viviente, de lo contrario, participamos en un ritual. El rito no nos salva, nos salva Jesucristo vivo, viviente.

Nosotros recibimos la comunión. Por desgracia, muchos reciben la comunión, como ya he dicho otras veces, con una mentalidad de consumismo: esto forma parte de este ritual, como la hostia, me retiro. Pero recibir la comunión significa recibir la vida de Cristo que ha vencido, que está sentado a la derecha del Padre. Significa recibir aquella gracia de poder ser elevados a Dios Padre con el Hijo, participar a la vida. Entonces, nosotros en la Tierra verdaderamente participamos a la eucaristía que se celebra delante del trono de Dios, porque la celebración Eucarística, liturgia de la Tierra debe ser participación en la celestial. Y en esta celebración en el contexto de nuestro recorrido para la recapitulación en Cristo, todo el universo se encuentra para celebrar la pasión, la muerte, la resurrección de Cristo y la ascensión gloriosa. ¡Y qué gozo viven los santos, qué gozo viven los hermanos y hermanas fieles a Dios, que gozo viven las almas del purgatorio! y todos nosotros esperamos participar, ofrecidos, inmaculados, eso es correctos delante de Dios y en comunión con los demás y con todo el universo. Este es el pasaje cósmico. La celebración de la Eucaristía nos lleva a la novedad de la vida, que cambia si verdaderamente acogemos este dinamismo de la gracia que pasa a través del Salvador del mundo . Y esto no termina con la celebración de la Misa, sino que continúa en todos nosotros, porque nuestros cuerpos son el templo del Espíritu Santo, el templo donde esta presente el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo y aquel intercambio de amor infinito entre el Padre y el Hijo en el Espíritu Santo en nosotros continúa. Y aquel poder del Espíritu Santo que Jesús dio a los apóstoles se despierta, y cuántas más pruebas pasamos, mas situaciones con esta participación a la pasión, a la muerte y a la resurrección de Cristo, más se avanza y la humanidad se eleva, y es recapitulada en Cristo. Por esto, nuestra comunión con nuestros hermanos fieles a Dios en el universo con todo el universo, la auténtica comunión y en la celebración, en la pasión, en la muerte, en la resurrección de Cristo y en la ascensión al cielo. Y este intercambio de vida que vibra en la Santísima Trinidad es una alegría infinita y riqueza para todos los santos. Es una fuente de energía vital y es nuestra culminación. Y nosotros respondemos a la invitación a ser recapitulado en Cristo, y de entrar en comunión con todos aquellos que son de Dios, que reconocen a Jesucristo, el Salvador del mundo, y vivir la Eucaristía, vivir celebrando la misa, viviéndola en la vida y testimoniándola. Y hemos mencionado que esto manifiesta la identidad de la Iglesia sobre la tierra, en todo el universo. La manifestación de la vida de Dios Uno y Trino es la Eucaristía donde participamos del misterio de la salvación.

De la carta de San Pablo a los Colosenses , es un pasaje que es muy importante para nosotros para concluir de esta reflexión: “ahora sois hombres nuevos y Dios os renueva continuamente para llevaros al perfecto conocimiento y haceros similares a Él que os ha creado” (Col 03:10). Él quiere llevarnos al conocimiento pleno progresivamente , hasta entrar mas allá de la gran barrera en la luz perfecta, donde entraran no solo  nuestras almas, sino también nuestro cuerpo glorioso. Estaremos con Cristo. “Así que no importará ser griegos o judíos, circuncidados o no, bárbaros o salvajes, esclavos o libres. Solo estará Cristo, que lo es todo y está en todos” (Col 3:11). Y San Pablo continúa : “Así pues, como escogidos de Dios, santos y amados, revestiros de sentimientos de compasión entrañable, de bondad, de humildad , de dulzura , de paciencia, soportaros los unos a los otros, y si alguno tuviere algo contra otro, perdonároslo. El Señor os ha perdonado, perdonad también vosotros” (Col 3:12-14).

Oh Señor, te doy gracias por este don extraordinario que nos has dado.

 En la Eucaristía, nos lo has dado todo, pero queremos entrar en la dinámica de la Eucaristía. Deseamos participar en la pasión, haciendo participar nuestros sufrimientos, nuestras pasiones, nuestra muerte en la muerte de Cristo para ser resucitados por el poder del Espíritu Santo, para estar con Cristo, contigo en medio de los santos. Señor, concédenos la gracia y llénanos de gracia, imprime en nosotros el profundo deseo de participar en este gran misterio de la salvación.

 

Durante todo este tiempo os hemos invitado a ofreceros a Jesús a través de María Santísima, a formar núcleos. No os hemos dicho de formar núcleos para formar estructuras cerradas, lo sois para despertaros y vivir la verdad Eucarística, vivir la verdad de cristianos. La masa no se deja disuadir si no hay personas, héroes, santos, dispuestos a afrontar la batalla, derrotar el mal, vencer la muerte, entrar en el conocimiento que Dios nos comunica tanto más, cuánto más queramos participar de su vida. Una vez más os invito a reflexionar sobre todas estas cosas. Tened el coraje de decidir, tened coraje de formar núcleos, tener coraje vosotros en los núcleos para formar un pueblo que responda a esta invitación, que siempre es la invitación que Jesús dio a los apóstoles.

Y os bendigo a todos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Nos oiremos el próximo sábado.

 

Autor: .

Profesor de Filosofía, Piloto Civil, Profesor de letras clásicas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s