A La Nueva Creación

a cargo de Stefania Caterina y Tomislav Vlašić

Mensaje de Jesús del 6de enero de 2016 – Epifanía del Señor

Deja un comentario

Queridos hijos:

Deseo bendeciros en este día solemne para todo el universo, porque hoy comienza una fase nueva de la historia humana. Vosotros no sois muy conscientes de ello, porque veis pocoen comparación con las otras humanidades. Pero esto no importa. En realidad, existe una visión más profunda, que es la del espíritu y en el espíritu podréis participar siempre en todos los acontecimientos, porque yo os daré el modo de hacerlo.

Con mi bendición de hoy comienza vuestra misión sobre la Tierraque se reflejatambién en el bajo universo. Del mismo modo, la misión de los hermanos fieles en el bajo universo se refleja sobre vosotros. Recordad  que detrás de su actuación está la plegaria, la oferta y el amor de todas las humanidades fieles, de todos los santos, de todos los instrumentos extraordinarios. Por eso mi pueblo, el  pueblo santo de Dios, posee una fuerza que nadie puede resistir.Así pues, dejaos llevar por la fuerza de mi acción en el universo; dejaos transportar por esta onda de gracia y de potencia que os envolverá.

Paralelamente, veréis a la Tierra sumergirse en el desorden. Los hijos que no siguen mis leyes y que son rebeldes, perversos y traidores se hundirán cada vez más. Sin embargo también hay sobre la Tierra muchas almas pequeñas, sencillas y de buena voluntad que desean  pertenecer a este pueblo pero que no saben qué hacer ni a dónde ir. ¡Intensificad vuestra plegaria y vuestra entrega a favor de estas almas! Os lo repito: son almas  sencillas, pequeñas, pero que han dicho Sí a Dios y tienen necesidad de padres y madres. Esta es vuestra gran misión ahora.  Así como los hermanos fieles preparan un pueblo en el bajo universo, vosotros preparáis un pueblo sobre la Tierra.La vuestra es una misión fundamental porque la Tierra será el escenario de mi retorno. Haced de manera que yo pueda encontrar un pueblo cuando vuelva.Dejad de irdetrásde las cosas del mundo, de sus preocupaciones. Caminadrectospor vuestro camino, serenos, felices y no os faltará nada, os lo prometo.

Hoy os encomiendo totalmente a mi Madre y a san José. Sus corazones os instruirán, os guiarán, os protegerán. No tendréis necesidad de tantos mensajes ni de tantas palabras, porque mi acción profunda en el Espíritu Santo os instruirá perfectamente. Lo que os pido es que no dejéis ningún espacio al demonio entre vosotros: no os dividáis entre vosotros por ninguna razón, conservad siempre la unidad delespíritu y el vínculo de la paz, de otra forma seríais muy débiles.

¡Seguid adelante! No importa dónde estéis, qué hacéis; si estáis unidos a este pueblo, consideraos unidos para siempre. No rompáis este vínculo porque caeríais en el vacío. Os lo digo por vuestro bien. Vosotros sois libres de iros en cualquier momento pero esta libertad os costaría demasiado cara y yo no quiero veros perdidos. Quien hoy pase al otro lado tendrá pocas posibilidades de volver. Sé que para vosotros no es así, pero  quiero decírosloporque yo siempre soy sincero con vosotros.

Os bendigo y os  protejo. Os pido que estéis unidos a mí, así, podré hacerlo todoen vosotros y a través vuestro. Bendigo también a toda la humanidad de la Tierra para que pueda en algún modo unirse a esta gran misión, a través de cada uno de vosotros y a través de este pueblo.

Os bendigo en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Autor: .

Profesor de Filosofía, Piloto Civil, Profesor de letras clásicas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s