A La Nueva Creación

a cargo de Stefania Caterina y Tomislav Vlašić

“Iglesia de Jesucristo del universo”

Deja un comentario

Queridísimos hermanos y hermanas:

Con este documento proclamamos la existencia y la misión de la

 

“Iglesia de Jesucristo del universo”.

 

En estos años a través de los libros, los mensajes y la predicación os hicimos conocer cuanto nos fue revelado por Dios y sus instrumentos. Se trata de un gran plan divino para la salvación de todo el universo. En este sitio[1] encontraréis lo que os hace falta para comprender sobre los que estamos hablando. Aquí nos limitamos a resumir algunos puntos fundamentales que están en la base del camino y de la misión de la Iglesia de Jesucristo del universo.

He aquí en síntesis lo que nos ha sido revelado:

  • Existe la Santísima Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo, único y verdadero Dios, que ha creado el universo. Nos fueron reveladas las etapas de la historia de la humanidad y las intervenciones de Dios en el curso de los milenios en favor de sus hijos.

  • Existen tres universos: el universo alto, el universo medio y el bajo universo. Cada uno de ellos está habitado por hombres que son hermanos nuestros, creados como nosotros a imagen y semejanza de Dios. Viven en planetas muy diferentes entre ellos; la Tierra se encuentra en el bajo universo.
  • Se nos explicó la traición de Lucifer y de los ángeles rebeldes, como así también el pecado original cometido por una parte de la humanidad, con las consecuencias devastadoras que estos eventos produjeron.

En el principio Dios no creó solamente un varón y una mujer sino varias parejas que formaron un pueblo pequeño, el primer núcleo de la humanidad. Les mostró a ellos la existencia de Lucifer y les pidió que cada uno eligiera si servir a Dios o a Lucifer. La respuesta de los progenitores no fue unánime.

Algunos decidieron servir a Dios y serle fieles; por eso no cometieron el pecado original; de estos progenitores nacieron las humanidades fieles a Dios que pueblan el alto universo. Otros permanecieron indecisos y de ellos provienen las humanidades del universo medio que aunque no se rebelaron abiertamente a Dios quedaron dudosos e indecisos entre el bien y el mal. Otros finalmente rechazaron servir a Dios y eligieron a Lucifer, con diversos matices, dando origen a las humanidades rebeldes del bajo universo.

Los progenitores de la Tierra se atrevieron a ir más lejos aún hasta contraer alianza con Lucifer consagrándoles los primogénitos. Por eso la Tierra fue el planeta más hostil  a Dios desde el principio, y el menos evolucionado de la creación entera. Es justamente sobre la Tierra donde Lucifer ejerce desde siempre su máximo poder.

A continuación del pecado original la humanidad se dividió dispersa sobre distintos planetas y en universos diferentes separados por distancias incomensurables.

  • Jesucristo, Hijo de Dios y Salvador se encarnó sobre la Tierra, planeta hostil y alejado de Dios y cercano a Lucifer. Aquí murió y resucitó para destruir la obra de Lucifer y establecer una alianza nueva con Dios y la humanidad. La redención operada por el Hijo de Dios se extiende al universo entero porque la humanidad debe ser reconducida a Dios a través de Jesucristo. Por eso toda la humanidad presente en el universo deberá escoger entre Jesucristo y Lucifer; entre el verdadero Dios y los ídolos. En el final de los tiempos Jesús retornará glorioso para juzgar a los vivos y a los difuntos y reunir junto a Él a su pueblo. Todos aquellos que le fueron fieles, cualquiera que sea el planeta a que pertenezcan, serán introducidos por Jesucristo en la CREACION NUEVA, donde finalmente libres del mal formarán para siempre una sola humanidad, tal como debía serlo desde un principio. Dios será todo en todos.(1 Cor. 15, 28)

  • Jesucristo fundó su Iglesia sobre la Tierra en favor de todo el universo. Así como Jesús nació sobre la Tierra para salvar al universo entero de igual modo la Iglesia fue fundada sobre la Tierra para extender el Reino de Dios sobre todo el universo. La Iglesia primera célula del Reino de Dios estaba llamada a anunciar la salvación no solo a la humanidad de la Tierra sino a las de todo el universo. Con excepción de las humanidades fieles a Dios desde el inicio las otras humanidades ignoraban la salvación operada por Jesucristo, estaban en la oscuridad y en sufrimiento oprimidas por la acción del mal. Este era y es el gran plan de Dios del que habla el apóstol san Pablo en la Carta a los Efesios[2], recapitular en Cristo el universo entero.

Jesús había hablado abiertamente a sus apóstoles de la existencia de otros hermanos en el universo. Los había instruido al respecto antes y después de la Resurrección. La Iglesia naciente habría estado sostenida por las humanidades fieles del alto universo, dotadas de los medios y conocimientos adecuados para llevar el anuncio de la salvación a todos los planetas habitados. La Iglesia estaba llamada a ofrecer su disponibilidad al plan de Dios y la misión de Dios habría rápidamente comenzado.

No sucedió así: el retraso cultural de la época, las dudas y los temores, las primeras divisiones en el interior de la Iglesia misma no llevaron a una respuesta unánime. Dios respetó la elección de la Iglesia concediéndole tiempo  para alcanzar la madurez. A lo largo de los milenios Dios no ha cesado de dar a los representantes de la Iglesia y a muchos individualmente los signos de la existencia de la vida en el universo. Los apóstoles mismos fueron visitados por hermanos que venían del Alto universo. No obstante esto, la misión universal de la Iglesia de la Tierra no comenzó nunca. Por el contrario la Iglesia se ha circunscrito siempre más a la acción de la Tierra solamente, aunque conocía desde el principio la realidad del universo.

  • Con el siglo XX y el gran Jubileo del año 2000 Dios le ha dado una fuerte aceleración a su plan para reconducir a Jesucristo a la humanidad entera. Se ha servido de instrumentos y de acontecimientos especiales para comenzar las grandes apariciones de María Santísima en Fátima y en Medjugorje, donde aparece todavía hoy. Continuó invitando a la Iglesia oficial en sus diversas confesiones a proclamar la existencia de los hombres en el universo y a ponerse a disposición de los planes de Dios a fin de anunciar la salvación a todos los pueblos del universo. Hasta hoy nada de todo esto se ha realizado, y la Iglesia oficial no se ha pronunciado nunca. Dios ha decidido por lo tanto proveer de otra forma.

  • Por esta razón, en el año 2004 ha puesto en el campo de acción tres instrumentos extraordinarios: el Núcleo Central, los ángeles y los hermanos del universo fieles a Dios. De estos  hemos hablado extensamente; por eso os remitimos a lo que se ha publicado en este sitio[3]. Añadimos, solamente, que los instrumentos extraordinarios, en particular el Núcleo Central, cumplen lo que debería haber cumplido la Iglesia de la Tierra. En torno a estos instrumentos se unirán todos aquellos a quienes Dios llama en este tiempo a testimoniar a Jesucristo hasta los últimos confines del universo. Cada hombre que vive en el universo sabrá que es hijo de Dios Padre por medio de Jesucristo en el Espíritu Santo. Nada podrá impedir que esto suceda porque Dios lo ha decidido así.

A la cabeza de los tres instrumentos extraordinarios Dios ha colocado a san Miguel Arcángel, señalándolo como Precursor de la Segunda Venida de Cristo. Él está a la cabeza del pueblo de Dios para reunirlo de todas las partes del Universo y conducirlo a Jesucristo único Pastor.

En contraposición a estos instrumentos están Lucifer y sus aliados. Esta contraposición será cada vez más fuerte.

  • El año 2012 fue un año particular, en el que Dios le dio a la humanidad de la Tierra, particularmente a la Iglesia la última posibilidad de decidir si aceptar o no la misión de evangelizar el universo. Dios esperaba que el Papa diera finalmente el anuncio de la presencia de la vida en el universo, y que los cristianos despertaran y tomaran conciencia de su responsabilidad frente a las humanidades de todo el universo. Dios concedió un año de tiempo. Durante todo el 2012 el Espíritu Santo actuó continuamente en la Iglesia y en las personas de las que esperaba una respuesta. Esa respuesta no llegó nunca.

  • En el año 2013 Dios asignó la misión de evangelizar el Universo a las Humanidades fieles. A partir del 2013 los hermanos del universo fieles a Dios han recorrido el Medio y Bajo Universo llevando a todos lados el anuncio de la Salvación realizada por Jesucristo y bautizando pueblos enteros en el nombre de la Santísima Trinidad. Su acción estuvo sostenida por la de los Ángeles y la del Núcleo Central. Su misión concluyó en el 2017. Se ha formado así en el universo un pueblo que reconoce a Dios Trino y Uno como único y verdadero Dios y acoge a Jesucristo como Hijo de Dios y Salvador. Este pueblo está vivo y operante.

  • En el 2018 con la potencia trinitaria comenzó la evangelización de la Tierra. Con ella ha comenzado también la fase que precede inmediatamente el retorno glorioso de Cristo.

¿Por qué la evangelización de la Tierra? Porque es el planeta más complejo y problemático del universo entero. Efectivamente aún siendo visitada por Jesucristo y no obstante la presencia de los cristianos la Tierra ha permanecido sustancialmente pagana. La gran parte de esta humanidad ha rechazado y continúa rechazando a Jesucristo, sirviendo a muchos ídolos, detrás de los cuales se esconden los demonios que devastan este planeta. El nivel alcanzado de mentira, idolatría y crueldad ha resultado alarmante .

  • Sin embargo, también sobre la Tierra se ha formado en estos años un pueblo que ha acogido el plan de Dios de recapitular en Cristo el universo entero y que se ha puesto a disposición de todos los que desean recorrer este camino. Es un pueblo nuevo, abierto a la novedad de Dios que quiere sobrepasar toda división entre cristianos y entre todos los hijos de Dios. Es un pueblo en el Pueblo de Dios estrechamente unido a los tres instrumentos extraordinarios y a todos los hermanos que sobre la Tierra y en el universo creen en Dios Trino y uno y le sirven fielmente.

  • En el día de Pentecostés de 2016 el Espíritu Santo ha unido este pueblo de la Tierra al pueblo presente en el universo para hacer de ellos uno solo.

Este pueblo presente en la Tierra y en el universo ha sido expresamente señalado por el mismo Jesús y  por María Santísima como “LA IGLESIA DE JESUCRISTO DEL UNIVERSO”. Como miembros del Núcleo Central os anunciamos y testimoniamos la existencia y la obra de esta Iglesia.

 

 

La Iglesia de Jesucristo en el universo:

 

  • Se ofrece a Dios, a través del Corazón Inmaculado de María para que la creación entera sea recapitulada en Jesucristo.
  • Vive el Pentecostés Cósmico: o sea se somete a la autoridad de Dios y a las leyes del Espíritu, para que la humanidad entera del universo se una en el Espíritu Santo y forme un solo pueblo.
  • Refleja la potencia Trinitaria sobre la humanidad y sobre toda la creación.
  • Espera y prepara la venida gloriosa de Cristo para entrar con Él en la creación nueva.
  • Reconoce y proclama a María Santísima Reina y Madre de todo el universo y vive unida a su corazón.
  • Anuncia la muerte y proclama su Resurrección participando vivamente en el Sacrificio Eucarístico.
  • Se empeña en vivir según los tres ejes del Reino de Dios:

1) ofrecimiento de la vida a Dios a través del Corazón Inmaculado de María;

2) pureza e integridad de vida;

3) comunión universal;

  • Reconoce y acoge los tres instrumentos extraordinarios y vive la comunión con ellos como condición necesaria para la comunión universal.

En conclusión:

La Iglesia de Jesucristo en el universo no está cerrada sobre sí misma; al contrario desea hacer partícipe a cada hombre de buena voluntad de la gracia poderosa que Dios está derramando en este tiempo sobre todo su  pueblo del universo.

Esta Iglesia no entra en controversia con nadie. Está siempre dispuesta a dar cuenta de su esperanza a todos aquellos que piden explicaciones (1 Pt. 3, 15) pero no entra en discusiones estériles.

Vive en paz con todos y ama todos con el amor de Cristo. Ora incesantemente por los vivos y los difuntos; por los amigos y enemigos para que venga pronto el Reino de Dios.

Quien desee formar parte de esta Iglesia y conocer sus  programas  encontrará en este sitio[4] lo que necesita.

Podrá frecuentar nuestras casas-santuarios, en las cuales, los hijos de Dios comparten una vida simple y fraterna y caminan juntos hacia la nueva creación.

Por nuestra parte, no dejaremos de mantenerlos informados de lo que nos sea revelado. Os bendecimos de corazón y os acompañamos con el ofrecimiento de nuestra vida y  con nuestro amor fraternal.

                                                                                               Tomislav Vlašić y Stefania Caterina

 

20 de Mayo de 2018, Solemnidad de Pentecostés

[1] https://versolanuovacreazione.it; https://alanuevacreacion.org

[2] Ef 1, 8-12

[3] https://alanuevacreacion.org

[4] https://versolanuovacreazione.it; https://alanuevacreacion.org

Autor: .

Profesor de Filosofía, Piloto Civil, Profesor de letras clásicas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s